14/04/2021

Junín: miles de peces aparecieron muertos en la Laguna de Gómez

Tribuna Ambiental

La aparición de peces muertos en la Laguna de Gómez, en Junín, llamó la atención de la población y despertó alarmas sobre los cuidados ambientales. Al parecer, el fenómeno estaría asociado a la quita de juncos y pastizal que contenían el fondo y aminoraban el removimiento del agua durante las tormentas, sumado a una baja del caudal de por lo menos un metro por debajo de su promedio histórico. Miles de pejerreyes, carpas y bagres habrían muerto por hipoxia (ausencia de oxígeno) y según los especialistas la recuperación de las especies demandará al menos dos años.

La Secretaría de Desarrollo Económico, a cargo de Eduardo Albarello, emitió un informe donde detalla que “al igual que en el 2009 esta situación se generó por causas naturales” (Junín Digital, 12/4). En sintonía con el funcionario del intendente Petracca (Cambiemos), el presidente de la Sociedad Rural de Junín, Gustavo Frederking, dijo a TN que “son cosas que tiene la naturaleza que no podemos prevenir pero que tampoco son muy lindas de ver. Esperemos que pase mucho tiempo antes que se vuelva a repetir y ojalá llueva pronto”.

Sin embargo, los especialistas piensan diferente. Marcela Torreblanca, profesora de biología, le dijo al Diario Democracia que “con la excusa de limpiar las orillas para convertirlas en playas se viene retirando la contención del pastizal y el juncal que son los que sostienen el fondo. Cuando se remueve el agua, produce la turbidez debido a las partículas en suspensión y la falta de oxígeno que repercute con la sequía. La tormenta removió esa agua y la llevó a la orilla con los peces, que se encontraban en la superficie tratando de oxigenarse. Allí quedaron atrapados”.

Laguna de Gómez convierte a Junín en uno de los principales centros turísticos lacustres de la provincia de Buenos Aires. Tiene un Parque Natural de casi 200 hectáreas y es explotado no sólo para el turismo sino para la práctica de deportes, camping y eventos sociales. Según el municipio, solamente en enero fue visitado por 75.000 personas.

Además de la eliminación de los juncos y pastizales sucede que las variaciones en la intensidad y dirección del viento, como las catastróficas sequías que vivimos, sumado al aumento en la escorrentía y la sedimentación (muchas veces se trata de desechos tóxicos), son eslabones en esta eterna cadena de desequilibrios que estamos viviendo, producto de la depredación del medio ambiente y el cambio climático, como consecuencia de la forma de producción capitalista, que privilegia el lucro y el negocio privado por sobre el respeto del medio ambiente y las especies del lugar.

En esta nota