23/10/2020

Las consecuencias de los incendios en las sierras del sur cordobés

Se habrían detectado cambios en el PH del agua. Urge una reforestación y el control popular del uso del suelo.

La magnitud de los incendios en las sierras del sur de la provincia de Córdoba va arrojando consecuencias a corto, mediano y largo plazo. En primer lugar, tras las lluvias se produjo un arrastre de las cenizas y sedimentos a los ríos. La Municipalidad de Alpa Corral llegó a suspender el servicio, apagando bombas y cerrando tomas, porque la basura podría dañar las cañerías.

El balneario de la localidad “parece un piso de tierra” afirmaron vecinos de la zona. Según el diario Puntal, “los guardas ambientales voluntarios detectaron algunas alteraciones químicas en el agua, y muchos de los pobladores ya dejaron de consumirla por precaución”.

El voluntario Martín Rodríguez Dómine declaró a ese medio que “los guardas ambientales voluntarios de Alpa Corral detectamos días atrás que había cambiado el PH del agua, por lo menos en la zona de la Unión de los Ríos, que es donde nosotros vivimos. Junto con las cenizas que bajaron al cauce, se modificó el PH del agua”.

A los problemas en el abastecimiento y calidad del agua, hay que agregar el daño sobre las tierras arrasadas por el fuego. Estudios indican que la recuperación las tierras incendiadas tardará décadas. Hoy Día Córdoba publicó un informe de Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (FCEFyN) de la Universidad Nacional de Córdoba en el que se señala que “la vegetación tardará tres décadas en recuperarse”, y que “las llamas, que contribuyen a la pérdida y degradación de los bosques nativos, reduciendo la biodiversidad y afectando la protección del suelo y la retención de agua, perjudicaron principalmente a las sierras cordobesas”.

En este marco el debate sobre la reforestación del suelo, y por lo tanto la recuperación del ecosistema, cobra toda una vitalidad. Para ello, el control popular del uso del suelo adquiere una importancia estratégica. No hay legislación alguna que establezca poder de veto para las asambleas populares defensoras del ambiente, y es justamente esa demanda lo que recoge el proyecto de ley presentado por Soledad Díaz, legisladora del Partido Obrero en el Frente de Izquierda.

El mencionado proyecto del FIT se presentó en la Unicameral con 16.000 firmas adherentes, y es una iniciativa que apuesta a ser apoyada con la movilización popular. Los sectores y espacios kirchneristas que salieron al cruce asegurando que ya existe un marco legal fingen desconocer en las condiciones actuales estamos asistiendo a un ecocidio. El proyecto en cuestión no quita ningún derecho, sino que los apuntala.

En ese sentido, Tribuna Ambiental está impulsado un segundo plenario nacional en defensa del ambiente, para seguir desarrollando un frente único de las organizaciones y asambleas contra esta depredación de los capitalistas, que cuenta con la complicidad estatal. La convocatoria será el próximo viernes 30 de octubre a las 18:00 por Zoom, para resolver un plan de lucha.