07/06/2012 | 1225

Loncopué: victoria contra las mineras

La localidad de Loncopué, en el interior cordillerano de la provincia, lleva una lucha popular de hace años contra el intento de explotar una mina a cielo abierto, en su zona aledaña, por parte de una minera china.


La concesión de la explotación la otorgó Cormine SE (la minera estatal).


Esta lucha popular se plasmó en una ordenanza, votada por unanimidad, incluidos la intendente y los concejales del MPN, que prohíbe la minería a cielo abierto.


Para quedar firme, dicha ordenanza necesitaba un plebiscito, el cual fue convocado por las autoridades municipales. Sin embargo, Cormine SE interpuso un recurso ante el Superior Tribunal de Justicia.


Allí estuvo trabado el proceso, hasta que, sorpresivamente, el viernes pasado el STJ rechazó el recurso de Cormine SE y habilitó la realización del referéndum para el domingo pasado. Las organizaciones contra la megaminería locales realizaron una titánica tarea de convocatoria, en tanto que Sapag y todo su gabinete junto a Cormine SE rechazaban la validez del referéndum. El gobernador dijo que cualquiera fuera el resultado, lo impugnaría en la Justicia.


A pesar del aparato partidario que el gobernador envió a Loncopué para evitar que la población fuera a votar (se necesitaba que lo hiciera al menos el 50% del padrón), los vecinos concurrieron masivamente: votó un 70% del padrón.


En las urnas, la población de Loncopué dio la más contundente respuesta al gobernador: por un abrumador 87% de los votos, le dijo no a la megaminería a cielo abierto.


Ahora, los habitantes de Loncopué y todos los que luchamos por la vida contra la contaminación minera debemos defender a capa y espada esta victoria popular contra Sapag y los megamineros.

En esta nota

También te puede interesar:

Continúa la lucha contra el negociado de la microcentral.
Los trabajadores/as realizamos un abrazo simbólico en memoria del compañero Miguel Velázquez.
Concejal del Frente de Izquierda-Unidad de Neuquén Capital
A los trabajadores que ocupan tierras, palos y represión; a los empresarios y funcionarios y usurpadores se los premia.
Siguiendo los pasos de Alberto Fernández y Martín Guzmán