20/08/2020

Neuquén: el lado oscuro del proyecto de la microcentral Nahueve

El negociado de la patria contratista "amiga" del gobierno.

Río Nahueve, zona norte Neuquén.

Contra la opinión de las organizaciones campesinas y de vecinos que poseen pequeñas producciones de frutales y hortalizas en la zona, que se verían afectados por el manejo del curso del río Nahueve, el gobierno licitó e inició la construcción de la microcentral hidroeléctrica sobre dicho río en el norte de la provincia.
Como todo negociado, los objetivos que defiende el gobierno y los intendentes de la zona, hablan de maravillas. Pero puestas esas maravillas a examen riguroso, se desmoronan como un castillo de naipes.

En primer lugar la excusa de dotar de energía eléctrica a la zona. La microcentral producirá solo 4MW, algo que se puede lograr con un generador eólico, a lo sumo dos. Sin dejar de ser un negocio de empresas capitalistas, dos generadores (como los que ya funcionan en la provincia) pueden generar hasta 6MW por el mismo costo que la central hidroeléctrica, por U$S18 millones. El proyecto está direccionado a una empresa K, socia de C.N. Sapag S.A. en obras diversas en la provincia.

La concesión de la obra es por 25 años, aunque en la misma ficha técnica se informa que el período de repago de la inversión es de 8 años, quedando los restantes 17 años para un negocio redondo.
La provincia se quedará apenas con un 5% de las ventas en concepto de regalías y un 2% en concepto de ingresos brutos. Una ganga para el concesionario.
La energía producida será conectada a la red del EPEN (Ente Provincial de Energía de Neuquén), a través de su línea de 33 Kv entre Andacollo (próximo a la central) y Chos Malal. Con lo cual no queda claro, si el destino de dicha energía será realmente para las pequeñas localidades del departamento Minas (Andacollo, Las Ovejas, Huinganco, Varvarco, etc.) con una población total de alrededor de 10.000 habitantes.

La ficha técnica informa que el costo de producción estimado es de U$S 137 por Mwh. En junio del 2020, en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), ese costo estaba en 60 dólares. Es decir, si la estimación es más o menos aproximada, hoy en día habría que pagar por la energía que genere la microcentral Nahueve, el doble de los que se paga en el mercado mayorista.

De riegos y experiencias truchas

El caudal medio del río Nahueve es de unos 40 a 45 m3/seg, de los cuales casi la mitad será derivada para las turbinas, a través de un canal de 4 kms. que al atravesar chacras en producción implica destruir el sustento de pequeños productores. Por ejemplo pasa por el medio del sector identificado en los planos con la letra I, que está ocupado por frutales, huertas e invernaderos. Y afecta también al área sistematizada K, con cortina forestal.
La mentada zona nueva a irrigar es de solo 30 hectáreas, y se podría extender a 100 hectáreas, pero con un mecanismo de bombeo, es decir, que consume energía, sin que quede estipulado quién se hará cargo de ese costo. Por ejemplo el área F con 56 hectáreas, que ocupa solo ella los 2/3 de las calificadas como potencialmente de riego debería utilizar este mecanismo.

En las audiencias públicas previas, para salvar las formalidades ya que no son vinculantes, las respuestas a las objeciones de los pobladores fueron respondidas evasivamente o con generalidades.
Sin embargo no pudieron ocultar todo: el agua destinada a riego y a consumo potabilizado, será de apenas 0,2 m3/seg. Teniendo en cuenta que se trata de una obra en zona de sequías y suelos áridos, un caudal tal (sin riego por goteo) es insuficiente.

La provincia ya registra parodias como esta. A fines de los 90 comenzó a funcionar en la zona de Picún Leufú el canal La Picacita, abastecido con dos bombas de 500 litros por segundo cada una, para regar unas 400 hectáreas. El canal que costó 8 millones de dólares (como parte del plan 2020 que iba a cambiar la matriz productiva de la provincia), “cumplió su ciclo” según dijo el presidente de la comisión de riego en el 2012, ya que solo pueden regar una vez al mes.
En síntesis, excepto el negocio financiero del crédito otorgado por un emirato árabe, el de los bancos comisionistas y las empresas constructora y concesionaria, la obra no puede justificarse en un progreso necesario y menos inevitable para la región del departamento Minas.

La apelación a la creación de puestos de trabajo suena a una broma de mal gusto, justo donde la minera Andacollo Gold antes y Trident ahora han dejado en la calle y sin salario, o con abultadas deudas en el caso de los pequeños comercios, a centenares de familias.

En esta nota

También te puede interesar:

Un satélite político del oficialismo provincial.
o los objetivos planteados y vamos por más.
Mientras se anuncia los beneficios para empresarios en la Zona Franca, se desarrollan causas penales a quienes luchan por trabajo genuino.
Seguimos desarrollando la organización en en el barrio Cordillera del Viento.