27/10/2020

No a la prolongación de la autopista La Plata

Afectaría gravemente el medio ambiente regional y los barrios populares.

El gobierno nacional (Vialidad Nacional) de la provincia de Buenos Aires y los municipios de Ensenada y Berisso están empeñados en completar la traza que unirá la autopista Ricardo Balbín con el acceso al puerto de La Plata y el empalme de la ruta 11. Este emprendimiento afectará directamente el parque Martín Rodríguez de Ensenada (aérea protegida), el humedal Maldonado de Berisso (contenedor de inundaciones), el canal conclusión del dique, y los barrios Villa Catela, El Dique (Ensenada), y Villa Argüello, Villa Progreso y El Carmen (Berisso). El objetivo, que data desde el gobierno peronista de Daniel Scioli, es poner en valor el puerto de La Plata, al que se quiere transformar en un puerto de aguas profundas, que compita con el de Buenos Aires.

Audiencia pública ilegítima e ilegal

Durante los días 21,22 y 23 de septiembre se llevó a cabo la audiencia pública convocada por el Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable (OPDS, ente provincial), para aprobar la obra y el estudio de impacto ambiental necesario para su construcción, todo cargado de profundas irregularidades y violaciones a las leyes ambientales.

Primero, realizada en un formato virtual, la audiencia fue monopolizada por los gobiernos y los capitalistas. De 87 oradores, el 43% fueron funcionarios municipales, 7% empresarios ligados a los municipios, con intereses directos sobre la obra, además de los oradores que presentaron el proyecto.

El intendente de Ensenada, Mario Secco, gran defensor del proyecto y facilitador de este habló cinco veces, además de cerrar el encuentro. También hubo manipulación con las listas de oradores, que fue alterada agregando a 13 que hablaron en la segunda etapa y que no estaban inscriptos, todos defensores de la obra (El Mundo de Berisso, 4/10).

Segundo, nunca fueron consideradas las opiniones de los representantes de la Universidad Nacional de La Plata ni del Conicet, que vienen desarrollado un proyecto de trabajo desde el año 2016.

Tercero, no se cumplieron los plazos previstos por ley para la sustanciación de la audiencia. Ya que el estudio de impacto ambiental se publico solo 20 días antes, sin cumplir el plazo de 30 días como indica la Ley 135.669.

Cuarto, el estudio de impacto ambiental exigido por ley no fue presentado en tiempo y forma, data del año 2014, se presentó después de la convocatoria de la audiencia, es atemporal y no responde a los cambios urbanos y climáticos actuales de la región.

Quinto, faltan los dictámenes técnicos de la Dirección de Hidráulica, los estudios de suelo, y de tratamiento de los residuos de suelo contaminados.

Sexto, el propio proyecto presentado por el OPDS aclara que el estudio de impacto ambiental no contempla eventos extraordinarios como, por ejemplo, nada menos, inundaciones, como la sufrida por la ciudad de La Plata con un centenar de muertos. Séptimo, viola el principio de progresividad y de no regresión establecidos por leyes internacionales.

Una ofensiva histórica

El Parque Martín Rodríguez fue creado bajo Ley N°5019 del año 1943 para mitigar las emanaciones tóxicas del Polo Petroquímico ubicado en la región, que ya en aquellos tiempos afectaban duramente a la población. Por ello también fue declarado “Área natural protegida” (Ordenanzas 1829/95 y 2051/97) que resguardaban al parque y también a las costas del Río de la Plata, Punta Lara, selva marginal e islas Paulino y Santiago. Unos años después pasó a ser Reserva, lo que quedó establecido por Ley provincial.

Contra este paquete de leyes protectoras, desde el 2000, el municipio de Ensenada autorizó a Vialidad Nacional y a la provincia de Buenos Aires para avanzar sobre el suelo en la construcción de la futura autopista (El Día, 17/6/17). Esta avanzada fue” legalizada “con la ordenanza del intendente Secco N°4234/16” (violando el principio de progresividad). El redactor de esa ordenanza, el concejal peronista de entonces Martín Slobodian, la defendió diciendo que “es la opción menos dañina”. Por el contrario, les vecines y ambientalistas denunciaron entonces que “la nueva traza se transformará en un peligroso muro de contención de las aguas que caen sobre La Plata y buscan el río, lo que incrementaría el riesgo de inundaciones. Lo peor es que la autopista estará montada sobre terraplenes, lo que obstruye el paso de las aguas hacia los humedales (El Día, 17/6/17).

Meses después, el intendente Secco adquirió 10 hectáreas de la isla Santiago, a sólo dos millones de pesos, compra que habría sido imposible con las ordenanzas vigentes. Todo esto bajo el gobierno de Vidal, a cambio de que Vialidad Nacional de manera concomitante a la autopista conecte y acondicione el camino Rivadavia, es decir, la entrada al municipio de Ensenada. En ese predio, se espera la construcción de explanadas vinculadas al negocio del puerto y al negocio inmobiliario.

Consecuencias principales

El avance de esta obra implica la destrucción del Parque Martín Rodríguez, que es un pulmón para los barrios de Ensenada y oficia de primera barrera contra la contaminación del polo petroquímico, y es un espacio recreativo y cultural para las familias de Ensenada

El dragado de los canales para ubicar los pilotines producirá la extracción de los barros contaminados por metales pesados por las empresas contaminantes de la zona, cuyo tratamiento no está contemplado en el proyecto.

Por último, en Berisso la situación hídrica es compleja, y puede ocurrir en esta ciudad una inundación aún más mortífera que la sufrida en La Plata en el 2 de abril del 2013, ya que el Bañado Humedal l Maldonado cumple con la función ecosistémica de regular las temperaturas, mitiga el cambio climático y por sobre todas las cosas oficia como la gran esponja de la región. La traza de la autopista lo atraviesa hasta el empalme con la ruta 11 en forma de terraplén, lo cual es un gran dique, además de su destrucción por la obra misma; de haber existido en el 2013 la catástrofe de La Plata hubiera sido aún mayor, evitó que las aguas ocuparan los barrios de Berisso. La imagen que tomó la Nasa el 5 de abril comparada con una imagen del mismo humedal fuera de ese evento es contundente (Ver imagen).

La lucha de trabajadores, vecinas y vecinos

En setiembre pasado, luego de dos años, la justicia falló a favor de una cautelar presentada por les vecines , en la cual pedían la derogación de la ordenanza del Intendente Secco que eliminaba la protección de la región. Esta cautelar impugna lo que a pesar de ella se pretendió aprobar en la audiencia pública. Fue el resultado de una lucha de grandes movilizaciones y reclamos de los trabajadores de La Plata, Berisso y Ensenada.

Tribuna Ambiental se pone al servicio de profundizar esta lucha, adhiriendo al reclamo de nulidad de la audiencia pública, y desenvolver un plan de acción por:

No a la autopista. Restauración de la red ferroviaria de carga en su reemplazo, sustentable con el medio ambiente y la urbanización de los barrios.

Control de las asambleas de trabajadores, vecinos y ambientalistas sobre las obras que afecten el medio ambiente de la región.

Voz, voto y veto de las asambleas de vecines trabajadores y trabajadoras

¡Por una Ley de humedales ya!

En esta nota

También te puede interesar:

El encuentro contó con la presencia de cientas de mujeres de toda la zona oeste.
La medida solo favorece a los importadores y exportadores a costa de la contaminación regional y de la pérdida de numerosas viviendas.
Un plenario de 500 delegadas y delegados docentes convocan a rechazar el ataque a la educación, la salud y las condiciones de vida de los trabajadores.
Ante la inacción de los centros de estudiantes, reforcemos la autoorganización estudiantil por nuestras reivindicaciones.
Este sábado 21 de noviembre desde las 11:00 en la Plaza Bujan de Moreno.
Organicemos la lucha por los 500 puestos de trabajo y el 100% del salario.