18/05/2020

Por la defensa del ambiente, vamos al plenario nacional de Tribuna Ambiental

Por Corresponsal Tribuna Ambiental

La pandemia que azota al mundo puso en boca de todos la cuestión ambiental. Por un lado, sacó a la luz las condiciones insalubres de vida que padece la mayoría de la población. Por el otro, debido al párate de la producción aparecieron animales silvestres aparecieron en las ciudades, y la polución disminuyó en un 6% a nivel global y más de un 25% en las principales ciudades; un fenómeno temporal que demuestra que la depredación ambiental es un producto de la producción capitalista.


En Argentina, a pesar del aislamiento obligatorio, las actividades contaminantes siguieron su curso. Los desmontes siguieron desarrollándose en el Chaco, donde según Greenpeace entre el 15 de marzo y el 30 de abril se desmontaron 9.361 hectáreas -una superficie similar a la mitad de CABA.


El gobierno de Alberto Fernández incluyó entre las “actividades esenciales” excluidas de la cuarentena a la megaminería. Las patronales se valen del respaldo del presidente y los gobernadores para reforzar sus ataques a las condiciones laborales de sus trabajadores (como muestra la lucha de los mineros neuquinos de Andacollo) y para profundizar la depredación ambiental. Es el caso de Mendoza, donde -luego de haber tenido que recular a la movilización popular a principio de año- el gobernador Rodolfo Suárez declaró que considera "imperioso seguir buscando alternativas para ampliar los horizontes productivos de la provincia", volviendo a la carga el intento de modificar la ley 7722 para habilitar la minería contaminante. También en Chubut sigue operando el lobby de la megaminería, con el acuerdo alcanzado entre la canadiense Yamana Gold y el terrateniente Eduardo Elsztain para extraer oro, que fue respondido con una importante movilización como se realiza cada 4 de mayo hace 17 años en la provincia.



 


Los pulpos petroleros son otros de los grandes beneficiados por el gobierno nacional, que cedió al reclamo patronal de fijar un “barril criollo” de 45 dólares, más de un 50% por encima de lo que promedias los precios internacionales tras el desplome por la guerra comercial internacional. Detrás de las petroleras hacen fila para pedir beneficios los pulpos de los agronegocios, también afectados por la caída del comercio internacional de granos (especialmente la menor demanda de China). Recordemos que estas tres ramas -megaminería, las petroleras y los agronegocios-, son las tres cartas que muestra el gobierno para recaudar los dólares necesarios para cumplir con el compromiso de repago de la deuda externa.


Por otra parte, la bajante de los ríos Paraná y Uruguay tuvo fuerte impacto en los pueblos costeros y en toda la vía hídrica, con faltantes de agua potable durante semanas -tan esencial para higienizar y prevenir el contagio del virus-; además de que impulsó la pesca ilegal a causa del “encierro” de los peces. La crisis agudiza la rapacidad capitalista.


El Ministerio de Ambiente, presidido por Juan Cabandié, ha emprendido una campaña de cooptación de distintas organizaciones del movimiento ambiental. Pero esta política de respaldo a los pulpos contaminantes evidencia la verdadera orientación del gobierno nacional, que refuerza el saqueo de los recursos del país por las multinacionales depredadoras.


Pero el movimiento popular ha tenido grandes intervenciones. La rebelión mendocina marcó un camino para derrotar el lobby de las mineras, en Chubut los pueblos siguen en pie de lucha, y los obreros mineros de Andacollo pusieron sobre la mesa las condiciones de explotación de los trabajadores del sector. Las asambleas en el Litoral en defensa del agua son otro ejemplo. Las jornadas de lucha del Polo Obrero exigiendo agua potable en los barrios, saneamiento y urbanización, forman parte de la pelea para que se garanticen condiciones de salubridad.


En este marco, se vuelve imprescindible la intervención de les trabajadores y la juventud para defender las condiciones de vida, emprender una campaña nacional contra la megaminería contaminante y pelear por la nacionalización de la industria petrolera bajo control obrero. Por eso, luchamos para que el movimiento ambiental adopte un programa de independencia política respecto de los gobiernos. Con esa orientación, convocamos al plenario virtual nacional de Tribuna Ambiental que se desarrollará el sábado 23 de mayo a las 17:00.


Link para anotarse en el Plenario Nacional