24/09/2020

Volvieron las quemas –y las máquinas agrícolas– en las islas del Delta del Paraná

Sábado 26, 14h, corte del Puente Rosario-Victoria.

Vía redes sociales, las agrupaciones ambientalistas hacen el seguimiento que el gobierno omite y denunciaron la aparición de máquinas agrícolas en zonas ya incendiadas de las islas del Delta.

Se terminó la lluvia y volvieron los incendios en las islas; sobre una de ellas, ya arrasada por el fuego, aparecieron máquinas agrícolas para avanzar en la siembra de granos en la zona, por el tipo de maquinaría se estima que la producción sería de soja o trigo. Según la ley provincial 9.603 de Entre Ríos está prohibida la agricultura intensiva en las islas, pero parece que el gobernador Gustavo Bordet no está de acuerdo en aplicar la normativa vigente en su provincia.

Al mismo tiempo que se avanza en la preparación del suelo para la siembra y el avance del armado de  terraplenes ilegales, el gobierno de Santa Fe prohibió el tránsito fluvial desde la ribera santefecina hacia las islas, impidiendo también con la participación de Prefectura, de jurisdicción nacional, que lxs voluntarios que tomaron en sus manos la lucha contra el fuego frente al fracaso del Plan del Manejo del Fuego cruzaran. La única preocupación es no cargar con las consecuencias de un accidente o un siniestro que se cobre la salud o la vida de un civil, mientras el fuego se expande frente a la mirada impotente de los gobiernos.

La visita del ministro de Ambiente, Juan Cabandié, nuevamente no sirvió de nada, solamente para ahondar en la actitud machacona contra una justicia que no hace ni piensa hacer nada en medio de la cuarentena judicial que tiene paralizados los juzgados de Paraná. Entre tanto, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, reconoció en una reunión que no podía enviar bomberos a la zona de los incendios porque la mitad de la flota estaba contagiada de coronavirus.

Ya pasaron tres meses del famoso acuerdo firmado por los gobiernos de Entre Ríos, Santa Fe y Nación para prohibir las quemas de pastizales en el delta del Paraná que limita con las ciudades de Rosario y Victoria, pero los incendios siguen. La ciudad de Rosario se encuentra inundada de un humo tóxico en los últimos días que, en medio del colapso sanitario producto del Covid-19, suma problemas respiratorios como falta de aire, dificultad para respirar, congestión, todo esto agravado en pacientes con alergias o con enfermedades crónicas. Alertan los especialistas en el tema que la toxicidad del aire que estamos respirando en la provincia traerá consecuencias genéticas hereditarias. Esta situación no solamente perjudica a la ciudad de Rosario, también hay focos de incendio en Santa Fe, Sauce Viejo, Santo Tomé, San José de Rincón, Arroyo Leyes, Timbúes, Puerto Gaboto, San Lorenzo, Baigorria, Rosario, Pueblo Esther y Villa Constitución.

La conclusión que ha sacado el movimiento ambiental de la provincia, en el que intervenimos como Tribuna Ambiental, ha sido retomar las calles y el corte en el Puente Rosario-Victoria para denunciar la responsabilidad de los gobiernos de Perotti, Bordet y Fernández en este ecocidio. Una lucha en la que no vamos a cejar hasta que se terminen las quemas.

––  

También te puede interesar:

A propósito del caso Etchevehere. Farsa y realidad.
Una ley que no resuelve los problemas de fondo del movimiento de mujeres.
Un nuevo sistema de ingreso hecho a la medida del ajuste.
Sobre el reclamo de desalojo del campo de Santa Elena.