10/05/2007 | 991

La «nueva izquierda» renueva las “Tesis de Abril”

El MST acaba de realizar un curioso “aporte” a la comprensión histórica de las “Tesis de Abril”. Explica que luego de la Revolución de Febrero, en el Partido Bolchevique se enfrentaban “dos grandes líneas”. Por un lado, “dirigentes como Stalin y Kamenev que abrazan la vieja política: primero una república democrática burguesa, luego la pelea por el socialismo” (Alternativa Socialista, 25/4). Como Lenin se opuso a ellos, poco sutilmente el autor sugiere que defendía la “nueva política”, la “nueva izquierda”. El MST convierte a Lenin en un precursor de Patricia Walsh y de Bidonde, y de Mario Cafiero.


Stalin, Kamenev y el MST


Con todo, lo más importante no es este patético intento de presentar a Lenin como un precursor de la “nueva izquierda” de Argentina. Lo más importante es que el MST reproduce la “vieja política” de Kamenev y Stalin.


Stalin y Kamenev eran partidarios de unir a las tendencias socialistas (bolcheviques y mencheviques) en un partido único. Eran los defensores de “la izquierda que se une”; de que bolcheviques y mencheviques estuvieran en un partido capaz de “tolerar las diferencias”, de “discutir sin dividirse”. Stalin y Kamenev se encontraban, incluso, a la izquierda del MST. Querían la unidad de los socialistas (es decir, de tendencias que se reivindicaban de la clase obrera), no de una “izquierda” vaga, sin contornos de clase; mucho menos de Mario Cafiero.


Lenin, en cambio, era partidario de la más neta separación entre bolcheviques y mencheviques. Era un “sectario”, un “dogmático” que rechazaba la “unidad” sin principios con elementos hostiles al socialismo y al gobierno obrero. En las Tesis de Abril, Lenin explica que sin una nueva mayoría en los Soviets (es decir, sin que los bolcheviques ganaran esa mayoría), la revolución no podría avanzar. ¿Hay algo más “autoproclamatorio” que hacer depender el triunfo de la revolución del desarrollo del propio partido, en oposición a todos los demás partidos?


Stalin y Kamenev planteaban el apoyo condicional al Gobierno Provisional burgués, que —como denunciaba Lenin— engañaba a las masas con “bellas frases” sobre la democracia, la paz y la libertad. El MST apoya, de manera bastante menos incondicional, al gobierno burgués de Chávez, que abusa de la demagogia “socialista” para mantener en pie el régimen social capitalista en Venezuela y para regimentar, por todos los medios a su alcance, al movimiento obrero. Como Kamenev y Stalin, justifica su apoyo al gobierno burgués en el “sentimiento de las masas”. Es decir, responsabiliza a las masas de su propia capitulación.


Uno de los ejes de las Tesis de Abril es el planteo de Lenin de una ruptura internacional con los socialistas que defendieron a sus gobiernos en la guerra imperialista y con el “centro”, es decir, con los socialistas que conciliaban con ellos. Lenin plantea cambiar el nombre del partido y fundar una III Internacional, en oposición a todos los agrupamientos internacionales existentes. El planteo de Lenin fue rechazado. En este punto, la mayoría bolchevique siguió a Stalin y Kamenev, que —como el MST— rechazaron la “idea de construir mini internacionales propias”.


En los tres temas esenciales de las Tesis de Abril —la posición frente a la mayoría soviética, frente al gobierno burgués y frente a la Internacional—, la “vieja política” de Stalin y Kamenev encaja perfectamente con la “nueva política” del MST.

En esta nota

También te puede interesar: