29/05/2020

Obreros, estudiantes y transformación social

En un nuevo aniversario del Cordobazo, el N° 51, reproducimos la columna escrita por nuestro compañero Fernando Ramal, en ese momento presidente de la Fuba, en ocasión del 50 aniversario y que fue publicada por Tiempo Argentino el 26 de mayo de 2019.


Lejos de ser un movimiento espontáneo, el Cordobazo fue un proceso político que atravesó años de maduración y expresó una radicalización de la juventud a nivel mundial. El año anterior, el '68 la había puesto en acción contra los distintos gobiernos de la época: de Vietnam a México, de Praga a EE.UU., de Japón a Francia, marcando la tónica que luego tendría su expresión propia en la Argentina.


En este contexto, la dictadura de Onganía buscaba acallar esta radicalización por la vía represiva. Sin embargo, tanto la clase obrera como el movimiento estudiantil mostraban los días previos que estaban dispuestos a enfrentársele. Una semana antes del Cordobazo, el movimiento secundario confluyó en el barrio Clínicas con una masiva manifestación que derivó en una feroz represión.


Si bien el movimiento estudiantil intervenía con sus propias reivindicaciones, está claro que la tónica de la rebelión superaba los reclamos particulares, contextualizados en un planteo más general: la unión con el movimiento obrero para derrotar a la dictadura de Onganía e imponer un gobierno obrero y popular. Que esta haya sido la consigna del Cordobazo muestra la maduración política de todo un movimiento que ya no veía a Perón, que en un primer momento había mostrado una expectativa en Onganía, como una salida para sus intereses.


El Cordobazo fue un golpe a la dictadura y su política represiva. Los estudiantes reconquistaron la legalidad de sus organizaciones, dando lugar a una etapa de reconstrucción de los centros y federaciones y de interesantes procesos políticos en la Universidad, como las luchas por la eliminación de los exámenes de ingreso y por la separación de los interventores designados por los militares y de las camarillas profesorales ligadas a ellos.


Frente a esta izquierdización de la juventud, la burguesía responde con un operativo de "institucionalización". Balbín y Perón acuerdan poner en pie "La Hora del Pueblo", una coalición de los principales partidos patronales para desviar el clima de efervescencia popular hacia una salida político-electoral.


La misma burguesía que había echado a Perón en el '55 buscaba ahora que la llama del Cordobazo se apagara mediante un gobierno que terminó creando las AAA y ajustando sobre la misma clase obrera.


A 50 años del Cordobazo, los nuevos ascensos de la juventud, como la ola verde y la rebelión universitaria del año pasado, son una bocanada de aire fresco para quienes queremos un mundo mejor. Para llevar a fondo sus reivindicaciones es necesario que la consigna del Cordobazo se haga realidad: solo un gobierno obrero y popular podrá realizar una transformación social que refleje los intereses de la juventud y de lxs trabajadores en general.


 

En esta nota

También te puede interesar:

Comenzó el 27 de junio de 1975, en el marco de las "jornadas de junio y julio" contra el tercer gobierno peronista.
Esta nota fue publicada el 23 de junio de 1988 en Prensa Obrera N° 231. Escribe Pablo Rieznik.
Con Romina Del Plá, Gabriel Solano y conexión con Soledad Díaz García desde Córdoba. Coordina Guido Lapa, hoy desde las 18
Este 4 de abril de 2020 se conmemoraron los 48 años de una de las mayores gestas insurreccionales en Mendoza.
Charla en Rosario con Néstor Pitrola, Luciano Cáceres (de Amsafe Rosario) y el historiador Noni Cerutti.