14/08/2020

Sviajk y Kazán: Trotsky en el fragor de una batalla decisiva

Escenas de la vida de León Trotsky (VIII); a 80 años, la actualidad de la lucha por el socialismo

A casi un año de la Revolución Rusa, en primavera-verano de 1918 el contrarrevolucionario Ejercito Blanco, apoyados por 14 ejércitos extranjeros, comienza una invasión del territorio del nuevo estado obrero. En el frente del Volga, principal arteria fluvial del territorio ruso, los blancos tomaron posiciones en diversos puntos. En ese cuadro Trotsky es designado para organizar la resistencia, arma el tren blindado y avanzan hacia este territorio. Ya en marcha se entera que los Blancos junto a los Checoslovacos se habían apoderado de la ciudad de Kazán. Por lo tanto tiene que detenerse en la estación de Sviajsk.

Según Trotsky, la situación del país en el momento era la siguiente: «El país carecía de víveres. Carecía de ejército. Los ferrocarriles estaban completamente desorganizados… Al mismo tiempo existía el peligro de una invasión Alemana si los blancos llegaban a Moscú… Como se ve, nos encontrábamos entre la espada y la pared». Los blancos avanzaban a la fuerza de masacres criminales contra los comunistas, los obreros y campesinos pobres. Al mismo tiempo estaban mejor organizados y tenían más experiencia. Los rojos se retiraban sin luchar y en forma desordenada. «Entre los campesinos empezó a correr el rumor de que los Soviets estaban en las últimas… Los popes y los mercaderes empezaban a levantar cabeza. La situación parecía desesperada»(2). Pero para revertir este proceso de desmoralización, fue necesario que las capas más avanzadas de las masas, la vanguardia, comprendieran la gravedad de la situación. Para esto los revolucionarios se vieron obligados a no ocultar su propia debilidad, llamar a las cosas por su nombre. La historia demostró que a la revolución le quedaban fuerzas para aplastar a la reacción.

León Trotsky junto a soldados del Ejercito Rojo

Cuando el tren blindado llega a la estación de Sviajsk, Trotsky da la orden de retirar las locomotoras, en clara señal que no pensaba retroceder y dejar la posición. La misma tenía un carácter estratégico, porque era un paso necesario para llegar a Moscú. La intención de Trotsky era realizar una muralla defensiva y parar en seco el avance de los blancos. La revolución pendía de un hilo y ese hilo era Sviajsk. El tren permaneció 25 días en este lugar. Las tropas sobrevivientes de los ataques blancos se reagruparon en este paraje. Comenzaron a mandar telegramas desde la estación, explicando la gravedad de las circunstancias. Los Soviets, el partido y las organizaciones obreras responden enviando miles de comunistas a este frente. La mayoría jóvenes que no tenía gran instrucción militar, pero les sobraban ganas y audacia temeraria para batirse contra el enemigo. Este nuevo aire fue cambiando el humor de aquel pequeño ejército desmoralizado. Trotsky recibe dos ataques de fuego enemigos muy certeros de los cuales escapa, uno mientras realizaba una inspección del armamento y el otro en su camarote a la noche. En el momento no lo pensó pero luego, en Mi Vida, considera la posibilidad de haber sufrido traición.

«Los comunistas persuadían, aclaraban, daban ejemplo. Pero era evidente que la desmoralización no podía contenerse únicamente por estos medios ni la situación daba tiempo para ello. No había más medio que acudir a medidas severas» (3). Frente a un regimiento que se niega a combatir, el tribunal revolucionario que llevaba el tren, decide arrestar a los oficiales y Trotsky realiza una gran arenga convenciendo a los soldados de volver a sus posiciones. Otro regimiento, abandonó sus posiciones y se apodero de un vapor. El marino Nikolai Markin, dirigente de Kronstadt, con una cantidad de hombres de confianza y unos 20 botecitos, trepó y abordó el vapor e intimó a la rendición a los desertores. El tribunal revolucionario, condeno a los responsables del motín (entre ellos miembros del partido), a ser fusilados por traición. Trotsky convenció al resto de los soldados de volver a sus puestos.

“La voz de Trostky actuaba, el ejemplo actuaba; distribúyanse paquetes, medicamentos, volantes impresos en el tren”(4).  Un piloto anarquista, del ejército rojo, organizo un escuadrón y ataco las posiciones blancas en Kazán. Los blancos, en respuesta, atacaron el tren blindado. Trotsky dirigió personalmente el combate. Armó a todo el personal del tren, escribientes, cocineros, enfermeras etc. Se cubrieron detrás del terraplén de las vías de las granadas. El combate duró 8 horas. La resistencia fue tal que los blancos se retiraron a pesar de triplicar a los rojos en número. “Esta hazaña marco un cambio en general en los espíritus. Al mismo tiempo llegaron unas cañoneras de Kronstadt” (5). La noche siguiente Trotsky y Fiodor Raskolnikov, otro dirigente bolchevique de Kronstadt, a borde de una de estas cañoneras, navegaron por el Volga disimulados por neblina e ingresaron en el puerto de Kazán bajo un fuego enemigo desordenado. Consiguieron incendiar la flotilla enemiga, luego con el timón averiado lograron escapar milagrosamente. Estos ataques, tanto los por aire y por agua estaban hundiendo en el pánico a los blancos. Las familias ricas abandonaban la ciudad. En los barrios obreros existía un gran entusiasmo. Los obreros de la fábrica de pólvora se levantaron y fueron masacrados por los blancos. Pero los Rojos ya dominaban el aire, el agua y la artillería hacia retroceder a los blancos. La toma de Kazán era cuestión de horas.

Una vez recuperada la ciudad de Kazán, Trostky realizó un histórico discurso en el teatro de la misma ciudad donde planteó: “El sentido de la lucha bajo las murallas de Kazán, de la lucha que tiene lugar en el Volga y en Ural se trata de saber a quién pertenecerán las casas, los palacios, las ciudades: si pertenecerán a las gentes del trabajo, a los obreros, los campesinos, los, pobres, o a la burguesía y los terratenientes, los cuales han intentado de nuevo, dominando el Volga y el Ural, dominar al pueblo obrero”(6). Trotsky continua criticando a la constituyente que levantaban los blancos contra el gobierno bolchevique. La define como un frente de todos los partidos burgueses y pequeños burgueses contra la clase obrera y los campesinos pobres. Frente a los conciliadores que acusan a los bolcheviques de haber provocado la guerra civil, Trostky contesta: la guerra la provocaron las masacres de los contrarrevolucionarios. Y acusa a esos conciliadores de no protestar contra las masacres de los blancos en Kazán y las otras ciudades. Culmina planteando-«¡Camaradas de Simbirsk, de Samara y de otras ciudades! Les recordamos, no nos detendremos ni un minuto, estamos preparados para marchar en su ayuda con nuestras fuerzas conjuntas y liberar a nuestra Rusia soviética de la negra violencia de la contrarrevolución burguesa, ¿estamos dispuestos a dar nuestra cabeza por la vida de la clase obrera?(7)”- Pregunta Trotsky a la multitud reunida. La cual responde que si, en un solo grito.-“Y prosigue: Y en nombre de ello los invito a ustedes, camaradas, a gritar al unísono: ¡Viva la Rusia soviética obrera y campesina! ¡Viva el Ejército Rojo obrero y campesino! ¡Hurra!”(8)-

Por todo lo aquí relatado queda claro lo importante que fue la resistencia de Sviajk y la toma de Kazán. Desde el punto de vista objetivo porque frenó a los blancos, que hasta ese momento eran superiores en organización y experiencia. Poniéndolos en retirada. Y desde el punto de vista subjetivo cambiando el ánimo del naciente Ejército Rojo. Para esto fue fundamental la presencia en este lugar de León Trotsky.

1-Leon Trotsky. Mi Vida, capitulo: Un mes en Sviajk. Segundo párrafo.

2- Leon Trotsky. Mi Vida, capitulo: Un mes en Sviajk. Segundo párrafo.

3- Leon Trotsky. Mi Vida, capitulo: Un mes en Sviajk. Cuarto párrafo.

4- Victor Serge, vida y muerte de Leon Trotsky. Cap VII, pag 98.

5- Victor Serge, vida y muerte de Leon Trotsky. Cap VII, pag 98.

6- Leon Trotsky. El significado de la toma de Kazán en la guerra civil. Discurso realizado el 11 de septiembre de1918 en el teatro de la ciudad de Kazán.

7- Leon Trotsky. El significado de la toma de Kazán en la guerra civil. Discurso realizado el 11 de septiembre de1918 en el teatro de la ciudad de Kazán.

8– Leon Trotsky. El significado de la toma de Kazán en la guerra civil. Discurso realizado el 11 de septiembre de1918 en el teatro de la ciudad de Kazán.

Leer todos los capítulos de esta serie en la sección del 80 aniversario del asesinato de León Trotsky.

También te puede interesar:

Un legado imprescindible a 80 años del asesinato de León Trotsky
Intervención de Rafael Santos en la charla-debate "Actualidad y vigencia del legado de León Trotsky"
Continuemos con la campaña de frente único resuelta en la Conferencia Latinoamericana
Intervención de Patricia Jure en la charla "Actualidad y vigencia del legado de León Trotsky"