26/06/2020

“Vamos a denunciar la situación social que viven hoy las masas populares, como lo hicimos hace 18 años”

A 18 años de la masacre de Avellaneda entrevistamos a Eduardo Chiquito Belliboni, del Polo Obrero.

A 18 años, por subir al Puente Pueyrredón para denunciar con decenas de compañeros, manteniendo las distancias y el cuidado de los compañeros que están con la separación que corresponde, colocando el reclamo de la cárcel a los asesinos de Maxy y Darío, que hoy forman parte, muchos de ellos, del gobierno de Fernández y de Cristina Fernández.


Por levantar también la bandera de los reclamos del trabajo genuino, de la necesidad de la atención sanitaria y alimentaria para la población de riesgo, que es la mayoría de la población trabajadora hoy en la Argentina. Y tomando en cuenta la situación social y económica que estamos atravesando,


Vamos a leer un documento donde denunciamos el pago de la deuda externa, el sometimiento al capital financiero internacional, aún bajo la pandemia que está condicionando la cuarentena y que obliga a miles de trabajadores a salir a las calles.




Denunciamos que esta política del gobierno, en vez de apoyar la cuarentena, en vez de apoyarse en las reivindicaciones y necesidades populares, sigue pagando una deuda fraudulenta y somete a la población a una situación social que la lleva, que la obliga, a salir todos los días a buscar el mango.


Reclamamos entonces, como hace 18 años, trabajo genuino, justicia para los compañeros asesinados, un subsidio para los trabajadores de $30.000 y vamos a subir al Puente Pueyrredón a leer ese documento y a denunciar la situación social que viven hoy las masas populares, como lo hicimos hace 18 años.






 

También te puede interesar:

Del Puente Pueyrredón a la intervención en Río Turbio.
Llevan cinco meses reclamando contra 60 despidos y por el reconocimiento del convenio de Luz y Fuerza.
Denunciaron que los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda están en el gobierno.
Crece la lucha piquetera contra el régimen de hambre y miseria del FMI, el gobierno y la oposición patronal.