Compañeros:


Pienso que Jorge Altamira escribió un artículo razonablemente adecuado sobre Francia (ver PO Nº 751, «Las elecciones francesas»), pero cuyo énfasis es erróneo. En mi opinión, le presta mucha atención a Le Pen. Esencialmente, los grupos que discursean contra el voto a Le Pen, juegan el papel de intentar insuflar vida en el ahora moribundo Partido Socialista francés. Era el estilo de Mitterand argumentar «O Le Pen o nosotros». La extrema izquierda francesa todavía está jugando el juego del PS, como lo hizo en sus marchas de masa contra el «racismo» en los años ‘80 y ‘90, pero de las cuales fueron excluidas las banderas que atacaban las acciones racistas del gobierno del PS.


Compañeros, hay un único enemigo en Francia… y es el que los capitalistas han elegido como presidente de la República: Chirac. Es Chirac el que continuará las políticas racistas y procapitalistas del PS. Es Chirac el que continuará integrando a Francia a Europa. Es Chirac el que continuará los ataques patronales contra la clase obrera francesa.


Comprendo y, en verdad, apoyo a las masas de jóvenes franceses que han marchado por las calles contra Le Pen, pero al final están viviendo una ilusión. La ilusión de que el «fascismo» está siendo realmente enfrentado, que el Frente Nacional de Le Pen es realmente el enemigo o incluso el mayor peligro. El peligro es que el movimiento de masas juegue un irónico apoyo a Chirac y, por lo tanto, impida el desarrollo de alternativas políticas verdaderamente independientes de la clase obrera en la Francia de hoy.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género