14/02/2002 | 741

«Armados con piedras y palos…»

Al igual que en Medio Oriente, donde se está librando una guerra contra un imperialismo que cuenta con las más avanzadas armas militares, acá los trabajadores, con piedras y palos, derrocamos a un gobierno fondomonetarista. El 19 y el 20 de diciembre, los trabajadores argentinos dijeron basta… Eso significó un duro golpe al sistema capitalista y un ejemplo para la clase obrera mundial. La batalla entre la policía y nuestra columna luchando por ingresar a Plaza de Mayo con el fin de llegar a la Casa Rosada… «La codiciada Bastilla 2001…» Nada tiene que envidiar a las técnicas militares del rey Arturo o William Wallace.


No quedan dudas, compañeros, la historia de la humanidad la cambiamos los trabajadores porque esa historia es parte de la lucha de clases y para nosotros, los trabajadores, luchar debe ser tan natural como respirar. ¡Sí!, armados con piedras y palos, en pleno siglo XXI, mientras se gastan millones de dólares en armamento nuclear, el pueblo con hambre, como en toda revolución, gana las calles, demostrando que no queremos vivir más en la barbarie moderna.


En esta joven revolución que estamos protagonizando, tenemos que darnos cuenta más que nunca que con un programa reivindicativo, perspectivas políticas y nuestro propio partido somos invencibles.


  • Por una Asamblea Constituyente libre y soberana, ya.
  • Por un gobierno de trabajadores.
  • Hasta la victoria siempre.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género