27/01/2005 | 885

Asesinato del Oso: ¡Lo único que avanza es la impunidad!


Hoy nos despertamos con una noticia dolorosa y lamentable.


 


La casa en que vivía Martín Cisneros, el Oso, la misma en la que el 25 de junio del 2004, hace ya siete meses, fuera cobardemente asesinado por un sicario, fue nuevamente robada en el último fin de semana.


 


Esta mañana, apenas nos enteramos de los hechos, radicamos la denuncia en la fiscalía barrial del barrio de La Boca.


 


La casa que según la “Justicia” se encontraba bajo su custodia por ser aún parte de la causa del asesinato y que en el barrio de La Boca se ha convertido en un símbolo, nuevamente fue víctima de la impunidad.


 


Nos alarma profundamente el abandono de esta vivienda, pues es el mismo abandono que registramos con respecto a la investigación por el asesinato, en el que no ha habido ningún avance en los últimos meses.


 


Esta situación nos genera muchos interrogantes: ¿acaso la jueza Leiras no seguirá investigando la causa? ¿Ya no tendrá interés en esclarecer el asesinato de nuestro compañero? ¿Encubre a algún poderoso, permitiendo con su mal desempeño en la función, que se haya consumado este nuevo robo?


 


No entendemos por qué la jueza Leiras no restituyó la casa a sus dueños, que la reclamaron desde un primer momento, y tampoco mantuvo una custodia para preservar el lugar de los hechos.


 


Desde nuestro lugar de damnificados y ciudadanos, tenemos motivos de sobra para que se nos abran dudas y desconfianzas en el accionar ciego de la Justicia.


 


Este grave hecho suma elementos a las ya reiteradas denuncias de complicidad policial, judicial y política en el asesinato de nuestro compañero.


 


En una sociedad harta de la impunidad y ardiente por el dolor de tantas muertes sin sentido, ratificamos nuestro reclamo de Justicia y al mismo tiempo reafirmamos nuestro compromiso de No olvidar ni perdonar el cobarde asesinato de Martín “el Oso” Cisneros.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género