24/05/2007 | 992

«Autoconvocarse, luchar siempre»

Reclama "Pichi" Uriarte, el hermano de Otoño

"Miremos los crímenes que sufrimos como parte de una realidad social, donde vemos (en la mayoría de los casos) involucrados a policías, vemos la manipulación de la opinión pública por parte del Gobierno y la inoperancia premeditada de la Justicia.


Esto que digo no es una novedad, se repite una y otra vez en la historia.


También veamos la decadencia en la que vivimos. Una sociedad conformista, conciliadora, inocua, que se dice pacifista para no hacerse cargo del enfrentamiento de clase existente.


Miro a mi alrededor y pregunto:


¿Estamos mejor que antes? ¿Algo cambió?


¿Estamos en democracia? ¿No es esto, acaso, una dictadura?


¿Debemos conformarnos con tan poco?


¿A quién recurrimos ante tanta corrupción si los corruptos están en el poder y son, supuestamente, los que nos deben resguardar?


¿Y los derechos que, dicen, tenemos?


Ellos nos matan y nosotros nos conformamos con negociar míseras reformas a las que algunos llaman 'justicia'.


Es evidente que no podemos buscar amparo ni en la especuladora Justicia de los adinerados, ni en el corrupto Estado, ni mucho menos en los sicarios de la Policía. Los crímenes son pergeñados por el gobierno, ejecutados por la policía y encubiertos por la Justicia.


Nos están matando…


Frente a tanto dolor, cambio lágrimas por un grito de ¡basta ya!…


Cambio silencio por un escrache a la Policía y a quienes nos gobiernan…


Cambio burocracia por la lucha activa y permanente por un cambio de raíz…


Cambio impotencia por las manos justicieras del pueblo…


La lucha debe ser sin descanso, cara a cara con el enemigo, sin treguas, a todo o nada.


Que ellos tampoco vivan en paz.


¿Qué estamos esperando?


Autoconvocarse, luchar siempre."

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género