20/10/2011 | 1199

Burocracia sindical y «catastrofismo»

Carta a “Prensa Obrera”
Por Correo de lectores Grupo de Apoyo al Frente de Izquierda y los Trabajadores

Prensa Obrera (Nº 1.196) da cuenta de nuestra intervención en la primera Jornada de Debate de la Asamblea de Intelectuales del Frente de Izquierda (sábado 24 de septiembre). Se dice que desde el Grupo de Apoyo al Frente de Izquierda «se cuestionaron elementos de la caracterización del PO sobre la transición en curso en el movimiento sindical y el alcance de la crisis de la burocracia». Pero en vez de mencionar nuestros argumentos, estos son reducidos a otros planteamientos. Dice que negamos el concepto (y realidad) de la burocracia sindical, mientras que estamos criticando la reducción (más allá de cuestiones de agitación política) de la misma a la satisfacción de intereses propios de capa. Como capa social, la burocracia encuentra apoyo en las fuerzas del sistema social (burguesía, Estado), pero tiene que realizar concesiones e incluso movilizar trabajadores para poder seguir oficiando su papel en las relaciones laborales. En cambio, para PO no hay concesión alguna en el contexto de la bancarrota y la catástrofe capitalista. De aquí que el compañero Lucas, autor de la nota, entienda que para defender su definición sobre burocracia sindical haya que afirmar la tesis catastrofista, el nexo recíproco entre ambos fenómenos. Esta tesis catastrofista sobre el capitalismo y la burocracia sindical lleva a PO a afirmar como una constante la crisis y la decadencia de toda superestructura estatal burguesa, incluyendo aquí a la burocracia sindical. Sin embargo, afirmar que no existen «márgenes de maniobra» para la burocracia (o gobierno en su caso) no permite observar las relaciones de fuerzas en el seno de la clase obrera y la sociedad. Decir esto no implica, como escribe Lucas, reconocer a la burocracia como una relación de fuerzas sin otra determinación, ni menos avalarla. La burocracia constituye una capa, cumple una función, las cuales tienen bases sociales y se reproducen en cierta relación de fuerzas. Tampoco podemos aceptar que introducir este elemento de realismo político básico conlleva la aceptación de la burocracia. Esta discusión la desarrollamos más ampliamente en http://asambleadeintelectualesfit.wordpress.com).

Fraternalmente,

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género