03/04/2003 | 795

«Cerramos las aulas de las escuelas estatales y abrimos las de las privadas»

Estimados compañeros: queremos dejar por este medio una denuncia, más que interesante, aunque quizás algunos de ustedes la conozcan.


El director de Enseñanza Privada de la provincia de Buenos Aires, Juan Odriozola, que para quienes no lo conocen les digo que es de los pagos del oeste y hombre del obispo Justo Laguna, realizó la firma de una resolución por la cual los colegios privados, en especial los de la Diócesis de Morón, no perderán el cupo de su subvención, aunque cierren secciones de grado; esta medida es por el término de dos años.


Esto, compañeros, es otra burla del Estado provincial hacia todos los docentes y escuelas estatales de la provincia. Para dar un claro ejemplo de esto: el Colegio Parroquial de Morón, el cual ha cerrado para el ciclo 2003 ocho secciones de grado, gracias a esta medida puede subvencionar otros cargos que no estaban y además licuar los pasivos que tiene, por el no pago de las cargas sociales. Cuando en las escuelas se nos está mostrando el documento de trabajo «Todos en la escuela» me pregunto ¿en la privada o en la estatal?


Esto nos demuestra que cada vez más la lucha se hace inminente, tanto para derrotar a la burocracia celeste de nuestro sindicato, la cual es sabedora de estos arreglos espurios entre el Estado provincial y la Iglesia, como también para reclamar el no cierre de cursos, 25 alumnos por curso, apertura de cargos, 130 pesos de ayuda escolar para todos los desocupados, cobren o no el plan, aumento del cupo de dinero para los comedores, becas para los alumnos del tercer ciclo y polimodal. Quiero decirles también que a través de Tribuna Docente de Morón se ha hecho un relevamiento e inscripción de chicos a la escuela, evitando así el cierre de dos secciones de grado en el barrio Carlos Gardel, con la ayuda de los compañeros del Polo Obrero del barrio.


Hasta la próxima entrega

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género