El país está compuesto

de ciudadanos con suerte,

reniego, también protesto

y le pregunto a la gente

¿de qué vale ser honesto

cuando no hay pena de muerte?


Aquí los privilegiados

se burlan de la justicia,

haciendo sus negociados,

demostrando su pericia,

el país está plagado

con esta gran inmundicia.


Con sus sueldos siderales,

van cosechando riqueza,

de paso sembrando males

que motivan la pobreza

y los salarios actuales

limosna y pura tristeza.


Lo moral no vale nada,

menos lo reglamentario,

hoy la verdad pisoteada,

invento de funcionario,

la Constitución violada

por decreto extraordinario.


El que roba no va preso,

está bien apadrinado

y nos dicen el Congreso

por capaz ha designado

a los hombres más honestos

los eligió por “honrados”.


Después de las elecciones

la provincia desplumada,

quejas, lamentos a montones

de gente que fue engañada,

con amenazas y presiones

para poder ser usada.


Hoy tres plagas nos acechan:

el Sida muy peligroso,

también el cólera pecha,

políticos mentirosos

¿dónde vamos a la fecha?

pregunto a los estudiosos.


Las prebendas están vigentes

para el pueblo es indignante,

dicen jueces malvivientes,

cobro coima muy campante,

me declaro incompetente,

total yo soy subrogante.


Caminos que prometieron,

los mismos fueron pagados,

que jamás se construyeron,

hoy figuran terminados

¿por dónde quieren que andemos?

no están siquiera empezados.

En esta nota

También te puede interesar:

Sobre el nuevo libro de poesía de María Malusardi.
En su nuevo libro de poesía, la autora les da su voz a los desaparecidos, a los muertos por la voluntad del capital.
El 25 de diciembre murió la gran poeta argentina Irene Gruss.