CUT Chile: Cooptación y colaboración de clases

Correo de Lectores

Compañero Jorge Altamira:

Disculpándonos por tener que usar su intermediación, le comunicamos que en la edición de Prensa Obrera Nº 1065, se publica un artículo de la compañera Olga Cristóbal sobre la movilización de los trabajadores del sector público en Chile. Queremos agradecer la cobertura que significa para las luchas del pueblo chileno que recién comienza a levantar con energía sus reivindicaciones sectoriales, la publicación de ese artículo en este semanario revolucionario.

Estando de acuerdo en los términos más importantes que se expresan en el artículo como el logro de “el mayor reajuste en 13 años”, “la mayor huelga de estatales en décadas”, “el gobierno sufrió un duro revés”, no estamos de acuerdo en el contenido del segundo párrafo que en su inicio le asigna a la CUT el papel de impulsor de las demandas de los trabajadores del sector público.

Los trabajadores chilenos han comprobado en veinte años de experiencias, que el presidente de la CUT, Arturo Martínez, secundado de una cohorte de burócratas, se la jugaron siempre por la cooptación y la conciliación de clases, convirtiendo a esta central en el ala sindical de la Concertación en el gobierno.

Martínez tiene en su currículo el haber negociado en una ocasión con dirigentes de la Unión Demócrata Independiente (UDI), partido que representa los intereses de la extrema derecha en Chile, en un intento marrado para conseguir la presidencia de la central, por eso el partido socialista le congeló su militancia por un período.

Para una mejor información de la compañera Olga Cristóbal le informamos que en conjunto con otros grupos afines, nuestro Partido está trabajando en la conformación de una alternativa que llamamos Movimiento de Refundación Sindical en Chile, porque, precisamente, los que conformamos este empeño hemos llegado a la conclusión que es imposible superar desde dentro de la CUT, el grado de descomposición moral y política a que ha llegado la burocracia sindical en nuestro país.

Esperando que esta nota cumpla con el objetivo de fortalecer nuestro compromiso común se despide fraternalmente en nombre del Partido Obrero Revolucionario de Chile (POR).

En esta nota