12/12/2002 | 784

De una compañera del Polo Obrero del Barrio Sambrizzi, de Moreno

Lidia

«Queremos trabajar y criar a nuestros hijos»

 

Soy una ciudadana morenense, soy una obrera que trabaja en el plan Jefes y Jefas de Hogar.

 

Tengo 7 chicos y uno que por falta de alimento se me ha muerto.

 

Paso a detallar mi pésima situación familiar. Gano 150 pesos cada mes; cada mes como tres veces bien, por ejemplo: lunes, martes y miércoles me alimento de carne picada y fideos cada vez que cobro.

 

No tengo colchones, frazadas, sábanas, duermo en el piso. Tengo a cargo a mi compañero, que tiene 70 años y está enfermo.

 

Mis hijos tienen parásitos, piojos; vivo en una calle donde no hay cunetas y los mosquitos se amontonan; la escuela me da comida para 5 chicos, y son chicos con problemas de bajo peso por falta de alimentación.

 

No tengo casa propia y con los 150 pesos pago las cuentas cuando puedo; mis hijos viven de una sola comida. Por lo tanto exigimos, las obreras del plan Trabajar, un aumento de sueldo. No tenemos cobertura social.

 

La asistente social vino a mi casa y no hizo caso a mi situación.

 

Mi peso normal es 53 kilos, recibo el Plan Vida pero no me alcanza.

 

Mis hijos no se pueden alimentar sólo de leche. Vivo porque los vecinos me dan comida y mi compañero trabaja en changas, a veces. No tengo zapatillas ni puedo comprar útiles para mis hijos.

 

Me voy a trabajar en ayunas porque mi heladera está vacía. Exigimos que se reconozca la insalubridad del trabajo, cobertura social y amparo de los niños.

 

No queremos nada gratis, soólo queremos trabajar y criar a nuestros hijos.

 

Para eso exigimos un terreno donde sembrar verduras, máquinas de coser y un plan social para hogar; que los impuestos de luz, gas y teléfono no superen más de 10 pesos; una cocina industrial para levantar un comedor, y alimentos frescos, carne, leche, huevos y más.

 

Tengo una nena de 2 años y medio que no toma desayuno porque no hay azúcar ni yerba. Somos 9 personas en la familia.