01/11/2001 | 727

Defendamos al Frente Popular de Palestina

Campo Antiimperialista PF 23, A-1040, Viena, Austria, 22 de octubre de 2001

El 27 de agosto Israel asesinó al secretario general del Frente Popular para Liberación de Palestina, Abu Ali Mustafa. Este acto de terrorismo de Estado sin precedentes se suma a numerosos asesinatos de dirigentes y activistas del movimiento de liberación palestino. Revela el carácter criminal del dominio sionista que niega a los palestinos los derechos humanos más elementales.

 

Mientras Israel ocupe territorio palestino, negará el derecho de retorno a millones de refugiados palestinos, construirá asentamientos judíos, destruirá la economía y la agricultura palestinas, robará los escasos recursos de agua, restringirá el derecho de movimiento y obligará al pueblo palestino a vivir en bantustáns cercados; la resistencia popular no puede parar y seguirá a pesar de todas las atrocidades y crímenes cometidos por las fuerzas de ocupación israelíes.

 

La lucha de liberación palestina contra Israel es legítima y tiene el apoyo incondicional y pleno de todas las fuerzas antiimperialistas del mundo.

 

El reciente ajusticiamiento del ministro israelí Rehavam Ze’evi *un exponente de la línea dura de aniquilamiento de todos los palestinos como pueblo* es la respuesta palestina a los asesinatos masivos de dirigentes palestinos por las fuerzas armadas israelíes. Es una prueba de la capacidad del movimiento de liberación palestino en general y de las Brigadas Abu Ali Mustafa, el ala militar del FPLP que reivindicaba la operación, en particular, para responder a la fuerza de ocupación.

 

Siguiendo las directivas del Departamento de Estado estadounidense, que recientemente declaró al FPLP una de las organizaciones «terroristas» más peligrosas, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) no sólo ha detenido a unos veinte dirigentes del FPLP, sino que también ha prohibido el ala militar de esta organización (en un primer momento las noticias incluso hablaron de la ilegalización del FPLP en su conjunto, pero obviamente la ANP tenía que retirar una medida tan traidora). Esto no sólo demuestra hasta qué punto la camarilla de la ANP de Arafat se ha vuelto una casta anti-popular, corrupta y parasitaria. También revela hasta qué punto Israel y sus dueños imperialistas han puesto bajo su control a la ANP, utilizándola como uno de sus múltiples instrumentos en la lucha contra el movimiento de liberación palestino.

 

Pero no pasarán. El FPLP no es una organización terrorista, sino una de las expresiones más consecuentes de la lucha de liberación popular palestina. No sólo es una de las corrientes mas antiguas (como movimiento histórico tiene una tradición más larga que el Fatah de Arafat), sino que tiene raíces profundas y fuertes entre las masas populares. Su fuerza ha crecido considerablemente en el último período, desde el colapso del Acuerdo de Oslo y el inicio de la nueva Intifada. El FPLP es la vanguardia de la revolución contra el imperialismo, el sionismo y los regímenes reaccionarios burgueses árabes. Forma parte de las filas más avanzadas de todo el movimiento antiimperialista internacional.

 

Quien ataca al FPLP, ataca la legitimidad de la lucha de liberación palestina y toda la lucha antiimperialista en el mundo. Por lo tanto ¡vamos a defender a nuestros hermanos y camaradas palestinos con toda nuestra fuerza!

 

¡Por el retiro inmediato de la ilegalización de las Brigadas Abu Ali Mustafa! ¡Libertad para todos los presos políticos encarcelados por la ANP! ¡Por la retirada inmediata de las tropas de ocupación sionistas! ¡Por un Estado palestino soberano en Gaza y Cisjordania con Jerusalén como capital *un primer paso hacía un Estado democrático, secular y antiimperialistas en toda Palestina!

 

¡Por un frente internacional de las fuerzas populares y revolucionarias contra el imperialismo!

 

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género