24/06/2005 | 905

Derecho de la Mujer

Ya en el siglo pasado se manifestaba por los derechos de la mujer, ahora que estamos en un siglo nuevo estos mismos derechos no se hacen ley.



Todo el mundo sabe que no tenemos derecho a decidir por nosotras, por nuestro cuerpo. El Estado es dueño absoluto. Cuando haya una ley que despenalice el aborto no habrá más Rominas. No debe haber más una violación sin castigo. Acabar con el negocio que existe detrás de la ilegalidad del aborto, solamente para aquellas mujeres que tienen poder adquisitivo alto, porque con dinero podés practicarte un aborto en una clínica, decir que tenés un mal día y ya está; y no terminar muriéndote por un aborto practicado en cualquier lado. Por eso exijo que esto termine de una vez por todas, porque me quiero sentir libre, libre de hacer lo que quiera con mi cuerpo, sin esperar el castigo de la ley. Porque tengo el derecho de ser yo misma, sobre todo si tengo que decidir sobre mi maternidad. Y sólo hay una manera de conseguirlo: construyendo una Alternativa Obrera y Socialista.

 

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género