05/07/2007 | 999

Día internacional del orgullo gay

El 28 de junio se celebró el día internacional del orgullo gay. Pero ¿qué se conmemora?


Se conmemora la llamada “batalla de Stonewall”, donde un grupo de homosexuales, cansados de las razzias policiales de New York, resistió una de ellas haciendo barricadas y enfrentando a la policía; y salieron a protestar por la homofobia existente y la persecución a las minorías sexuales.


Pasaron ya más de 38 años y nada cambió ni en EEUU ni en el resto de los países. La discriminación hacia las personas homosexuales, lesbianas y travestis continúa día a día a través del Estado y sus instituciones.


Como, por ejemplo, el Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires, que discrimina a las compañeras travestis. La impunidad de la Policía Federal que arresta a las compañeras que ejercen la prostitución y las llevan a las comisarías, donde las torturan o las obligan a tener sexo a cambio de que puedan seguir trabajando en las calles.


La política que lleva adelante la Iglesia Católica, que presiona para que no se aprueben las leyes que mejorarían las condiciones de muchos de nosotros/as, como la ley de educación sexual, el derecho al aborto, como también los discursos que da el papa desde el Vaticano acusándonos de enfermos y planteando la persecución hacia las personas homosexuales.


La discriminación de las patronales, que en ciertos lugares de trabajo uno no puede expresar abiertamente su sexualidad por miedo a perder el empleo o sufrir la discriminación, o no reconocer a nuestra parejas como familias y privarnos del salario familiar.


Son muchos los ejemplos que se pueden nombrar, pero a todo esto: ¿quién nos defiende? Obviamente se tendría que decir que la CHA; pero la CHA hace mucho que dejó de luchar, plantea una “marcha del orgullo” en noviembre cuando el Día del Orgullo es en junio; una marcha que se llenó de publicidad para construir ghettos de lujo y excluir a los homosexuales trabajadores que no podemos consumir primeras marcas; o apoyar a los partidos patronales, como hicieron en la Capital con Filmus, que no aprueban las leyes por la cual luchamos.


Por eso debemos construir una organización independiente del Estado y de los partidos patronales, para luchar por nuestros derechos:


1) Matrimonio civil e igualación de los derechos que poseen las parejas heterosexuales.


2) Aborto legal y gratuito.


3) Documentos por género.


4) Adopción para las parejas homosexuales.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género