13/11/1997 | 564

El Partido Obrero en San Isidro y Vicente López

Los distritos de San Isidro y Vicente López se encuentran di­vididos en dos zonas: las ‘residenciales’ tremendamente ri­cas como La Horqueta, Lomas de San Isidro, los barrios de la costa de Vicente López, las fábricas de la Panamericana, etc., y las zonas de barrios terriblemente pobres, carentes de las mínimas condicio­nes de vivienda, atención médica, educación, etc., como el Bajo Boulogne y La Cava en San Isidro o los barrios del Oeste de Villa Martelli, Florida y Munro.


El Partido Obrero, en las barriadas de los trabajadores, los desocupados y los jóvenes, dobla el porcentaje de la vota­ción general de estas comunas ( 0,66% V.L. y 0,78% S.I.). Tam­bién en estos distritos, una im­portante cantidad de trabaja­dores (1.054 en V.L. y 1.371 en S.I.) que rompieron con el menemismo, pasaron de largo de la Alianza impostora votando al Partido Obrero.


El Partido Obrero, desde el local del Bajo Boulogne, dirigió su campaña a estos compañe­ros. Llevamos nuestro progra­ma, la Prensa Obrera y los can­didatos desocupados, delega­dos, metalúrgicos, a las estacio­nes de Boulogne, Villa Adelina, Puente Saavedra, a recitales de la zona, participamos en deba­tes públicos con los candidatos de los partidos oficialistas, es­tuvimos permanentemente en los medios radiales y televisi­vos locales (Canal 5 de V. Ló­pez), y convertimos al local de Boulogne, desde la Asamblea Distrital hasta la reunión de los fiscales, en un centro de agrupamiento de los compañeros.


Los votos obtenidos en las escuelas cercanas al local (1,4 %) y de los barrios obreros de Villa Martelli (1,20%), los 40 fiscales movilizados defendien­do el voto del PO (tanto lucha­dores vinculados al PO en los momentos de la Coordinadora de la Zona Norte de los años 70, o por los anteriores locales del partido, así como otros peronis­tas que están viviendo por pri­mera vez su experiencia con el PO), el grupo de nuevos compa­ñeros que han comenzado a re­unirse semanalmente en el lo­cal, los jóvenes secundarios in­corporados a la UJS, las 30 nue­vas suscripciones a PO, revelan el importante proceso de ruptu­ra con la política patronal de los partidos oficialistas y de cons­trucción de un propio partido de trabajadores.


Por eso, como dijo el candida­to a concejal, Santos Cuéllar, en la reunión de fiscales, con el aplauso de todos: quiero decirles a los obreros que como yo han luchado toda su vida, que no tengan miedo de seguir luchando, porque en­tre trabajadores nos defendemos. Si dejamos la política en manos de otros nos van a seguir reventando. El PO tie­ne que seguir organizando al barrio en este local, tiene que abrir más locales y seguir en este camino…”.