28/06/2001 | 712

El pase de manos y su política

Por Julieta

La política de la Alianza es implementar el tridente a los que luchan contra esta política violenta de hambre. Este gobierno, representado por la ucr, necesita acallar la protesta y poner presos a los dirigentes políticos de la oposición, ya que para las próximas elecciones las encuestas señalan a la Alianza como perdedora.


Recordando que en 1989 el compañero Jorge Altamira fue puesto preso en la Rosada por ir a reclamar al gobierno de la ucr que libere a los presos políticos del Partido Obrero.


Es que para la ucr y sus leguleyos, en su postrimería, era necesaria la política del garrote. Era su política del «pase de manos» para entregar el mando a Menem y a sus 40 ladrones.


Esta historia, «¡oh, casualidad!» es hoy protagonizada, de nuevo, por la misma ucr. Al ir a la Rosada, a reunirse con el ministro del Interior, el hoy diputado Altamira se volvió a encontrar con algunos periodistas que lo habían entrevistado en 1989 y compartir la reflexión de que la historia, en cierto aspecto se vuelve a repetir, esta vez en Salta. El gobierno pretende la continuidad de su política antiobrera y otro pase de manos dentro del campo burgués, la «Unión Nacional», mediante una política de contención social represora.


Hay otra política, la del Partido Obrero, que avanza concientizando políticamente a los trabajadores. Paz para los trabajadores que sólo reclaman aquello ganado políticamente. Por un gobierno socialista dirigido por los trabajadores ya que «sólo los humildes defenderán a los humildes».


Un partido político que se erige en defensor de los intereses de su clase y no tiene presos políticos, no es creíble.


Que se sepa.

En esta nota