10/01/2007 | 978

En defensa del «machismo»

Por Juan

En el Nº 976 (14/12/06) de Prensa Obrera, en la página 19, encuentro un comentario lamentable dirigido a la compañera Vanina Biasi por parte de un tal León Ackerman. En mi condición de desocupado, simpatizante del PO, con numerosas movilizaciones junto al Polo Obrero, y en mi carácter de estudiante universitario (Sociología) cercano a Oktubre, quiero rechazar los dichos de Ackerman, quien hace referencia a un debate televisivo en el que se trataba la cuestión de una mayor dedicación a las tareas hogareñas por parte de nosotros, los varones. Dicho debate se vinculaba con un proyecto de ley del parlamento burgués. Afirma Ackerman que la compañera Biasi expresó la necesidad de un debate sobre las condiciones materiales para que el hombre se encuentre en condiciones de ayudar en dichas tareas; su intervención fue tildada de "machista" por parte de Ackerman, quien lo atribuyó a un "traspié circunstancial" de la compañera. Agregó que así se justificaba la esclavitud de la mujer y además no quedaban en claro qué condiciones materiales deben transformarse. Ackerman: le comento que estamos viviendo en una sociedad capitalista, de explotadores, productora de mercancías, donde rige la ley del valor y en la cual los trabajadores, alienados por la forma de trabajo, aparecen cosificados (mujeres y hombres). La única posibilidad de emancipación de la clase obrera es la revolución social, la abolición del Estado, en tanto instrumento al servicio de los explotadores. Ingresaremos, así, a la historia de la humanidad (y seguro que entonces vamos a estar en mejores condiciones para colaborar en las tareas hogareñas… e incluso mejorará la performance en el plano íntimo). Ahora transitamos la prehistoria de la humanidad, la barbarie del capitalismo en su fase terminal. ¿Entiende, Ackerman?… lucha de clases, poder obrero, dictadura del proletariado, transición al socialismo, sociedad sin clases… el a-b-c del marxismo. De lo contrario queda reducido a un adorno de biblioteca, y debe ser el marxismo guía para la acción revolucionaria de la clase obrera. Los discursos "feministas", "humanistas", "progresistas", de "derechos humanos" que no se plantean esta perspectiva resultan profundamente reaccionarios. Por eso defiendo la intervención de la compañera Biasi…

También te puede interesar:

El Partido Obrero y el Polo Obrero de la Comuna 15 arrancan motores para la batalla política electoral contra los gobiernos ajustadores.
Utilizaremos la campaña electoral para que se escuche la voz de las mujeres, los desocupados y la juventud.
Acerca de una crítica de Rolando Astarita a una nota de Prensa Obrera.