03/07/2003 | 807

«Esos negros»

¡Hola amigos!, en el 2001 trabajaba en Loreal-Garín y odiaba a los piqueteros. Yo creía que conspiraban contra la economía del país, por eso cortaban las rutas y hacían que yo perdiera un día de trabajo; y pensaba: «Jamás voy a marchar con esos negros». Conversando con María, una vecina, me invita y habla del Polo Obrero, y pensé: «¿Serán montoneros?» No fui a esa reunión, pasaron dos meses y de nuevo me invita, y entonces voy. Grande fue mi sorpresa cuando Mario e Ilda me reciben como un familiar de ellos, aunque jamás me habían visto.


El 14/5 fui a mi primera marcha piquetera, y quedé muda cuando descubrí tanto orden, solidaridad y compañerismo. ¿Qué informan los medios? Hoy, después que las instituciones gubernamentales me han defraudado y abandonado, por fin encuentro comprensión y apoyo en esa marcha piquetera. Siento que no estoy sola, que si un patrón quiere pisarme la cabeza, ahí estará la mano de mis compañeros para decir junto a mí: Basta. Y estoy feliz no sólo por mí, sino por mis hijos, nietos y bisnietos, porque de estas luchas depende el futuro de ellos; jamás lo dudemos, compañeros.


Estaré presente en cada marcha y en cada lucha porque empecé a comprender quién está a favor del obrero.


Polo Obrero: compañeros, ante ustedes me saco el sombrero. Que la lucha se haga carne en cada uno de nosotros. Un gran abrazo.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género