25/08/2011 | 1191

Este 28 elegí en Tucumán una banca obrera y socialista en la Legislatura

Por Correo de lectores Rolando “el Negro” Gómez

Tucumán lo necesita. La política de los «acoplados» corruptos del gobierno de los ricos de la provincia, y su vergonzosa alianza con el «proyecto nacional y popular», no puede garantizar una verdadera representación de los obreros, campesinos y explotados tucumanos.

Si sos verdaderamente progresista y te mueve el interés de las masas oprimidas, no podés creer que una alianza -aunque sea supuestamente «táctica»- con el alperovichismo sea la garantía de que tus intereses sean representados. Aunque hay varios otros ejemplos en el resto del país, Tucumán es un verdadero «laboratorio» del carácter patronal del «modelo»: riqueza, poder y corrupción controlados por los ricos -ilusiones y engaños a los obreros, campesinos, jubilados y tercerizados.

La única forma de frenar a los resabios de la derecha bussista, menemista, García-hamiltonista y radical (que sin duda busca infructuosamente volver a controlar totalmente el poder) es levantando las banderas de los oprimidos -no haciendo alianzas imposibles de justificar con los patrones tucumanos. Cuatro años más de gobierno de los ricos no puede ser tu real aspiración para Tucumán, si es que te mueve la memoria de los miles que han dado su vida por un Tucumán diferente, sin patrones ni explotados.

Ante el desbande de la oposición patronal, la única alternativa de los explotados tucumanos es reforzar la posición de una oposición obrera y socialista.

Si todavía no te has convencido, por lo menos cortá la boleta: en Tucumán dale tu voto legislativo a un verdadero candidato obrero y socialista.

Que su voz sea escuchada en la Legislatura, para denunciar a los corruptos y levantar reivindicaciones verdaderamente populares que se requieren ya: elevación del salario mínimo al nivel del costo de la canasta familiar; pago del 82% móvil a jubilados; pase a planta y bajo convenio de todo el personal en negro o precarizado; prohibición del trabajo infantil; desmantelamiento de los actuales aparatos de represión y creación de una fuerza realmente autónoma de protección de los derechos ciudadanos, con integrantes seleccionados por organizaciones populares y de derechos humanos independientes del Estado; derogación de la actual ley de contravenciones; reglamentación de la ley de testigos; estatización de las casas de juego de azar para cortar con uno de los engranajes de las redes de trata y las drogas.

Si sos realmente un tucumano progresista, dentro de diez días votá por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género