09/01/2003 | 787

Felicidades

¡Qué buena la armaron! Felicidades, éste es el principio de la Gran Marcha, nadie nos dijo que será fácil, porque no lo será, pero en todo el mundo empieza a manifestarse el calor humano, el calor de la inconformidad, y hacerla nuestra es parte de tomar nuestro lugar en la historia, en la nueva historia que se está gestando.


Desde México, un saludo combativo: Hasta la victoria siempre.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género