12/04/2006 | 941

Fuera el basural


A escasos pasos de la ruta (Autopista Buenos Aires), por donde circulan diariamente millones de dólares en exportaciones, el Municipio de Villa Gobernador Gálvez habilitó un predio de 17 hectáreas para operar como receptor de residuos, un basural a cielo abierto que contamina las napas de consumo humano y las aguas del cercano e importante arroyo Saladillo. Los camiones depositan diariamente 60 toneladas de residuos, sólidos y líquidos.


 


Dentro del área se han instalado familias que no tienen otro lugar a donde ir. Viven entre y de la basura: cirujean y crían cerdos dentro del basural. Los cerdos engordados con basura pueden transmitir triquinosis, una enfermedad mortal aún no erradicada de la provincia de Santa Fe.


 


En 2003, falleció un joven que ingirió carne de esos cerdos, la cual contenía un elevado nivel de nitrato de sodio.


 


Fuera el basural. Control obrero y vecinal de la erradicación.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género