14/02/2002 | 741

Fuga de capitales

Sres. de Prensa Obrera:


En el último número, en el artículo «R. Lenicov miente, la plata está», se critica el argumento oficial del gobierno sobre el mantenimiento del corralito, y se demuestra la falacia del mismo.


Ahora bien, PO demuestra la falacia partiendo de la veracidad del argumento, esto es, que efectivamente la plata no está en los bancos porque está prestada. Pero con 42 meses de recesión o más, ¿realmente fue prestada?


¿Tantos créditos se dieron? No es lo que se escuchaba.


¿No habrá que hacer centro en la fuga de capitales y similares maniobras dolosas?


Por otra parte, ¿qué tienen que ver los sueldos con los depósitos? ¿Por qué los sueldos tienen que estar en el corralito si la plata depositada para los mismos no puede ser prestada ni tocada por los bancos? Lo mismo con los depósitos judiciales y en general con todos los pagos que uno hace a través de un banco pero en los que el banco es mero intermediario.


¿O será que que no  se hizo el depósito de los sueldos, ni los del Estado ni los de los privados? Parece que el corralito tiene dos vías, por un lado la gente no puede sacar sus sueldos, y por el otro las empresas no necesitan depositar más que lo extraíble legalmente.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género