23/12/1999 | 651

Gatopardos no, doctor Ibarra

El candidato a Jefe de Gobierno de la Alianza, Aníbal Ibarra, intenta refutar nuestras afirmaciones recurriendo a una interpretación legalista que no se compadece con la realidad política. La legislatura porteña tiene facultades no sólo de control de legalidad sino que analiza también la viabilidad política y ética de los candidatos a ocupar el cargo de senador por la minoría en el distrito. La Alianza en la legislatura debió haberse opuesto a quien fue el operador de las servilletas como verbaliza ahora oponerse al ex dictador Bussi o al ex fascista y opusdeísta Barra. Una parte del Partido Justicialista porteño votó en contra de Corach, hubo notables ausencias en el bloque de la Alianza, tanto de frepasistas como de radicales y otros legisladores también votaron negativamente. Dijeron durante la campaña que venían a combatir a los corruptos y al menemismo.


Ahora sabemos qué es ser ‘no testimoniales’ y pragmáticos. Significa pactar con los que se van. ¿Se ha cumplido con la Constitución en la designación como Procurador General de la Ciudad al doctor Ernesto Marcer?


Cambien a tiempo, el país todos los mira y necesita que la ética no sea una mera declaración mediática.


Buenos Aires, 28 de noviembre de 1999

En esta nota