18/10/2007 | 1014

Gracias K, por abrir fuentes de trabajo

Uno más de los tantos

Trabajo en un call center para el Tío Sam. Mi trabajo es especializado, ya que brindo servicios para un país extranjero, lo que me obliga a hablar, pensar, razonar, buscar información, leer, sumar, reír y discutir en un idioma que no es el mío. Además, trabajo con cuatro sistemas simultáneamente, 18 programas y cientos de archivos.


Mi sueldo básico es un 30% de la canasta familiar. Con las comisiones máximas llegó a un incremento del 100%, por lo que aún quedó un 40% por debajo de la canasta. Pero para llegar a las comisiones máximas debo tener una calidad de atención de un 100%, un tiempo máximo de 4 minutos por llamado y un presentismo perfecto. Es decir, tengo que ser una máquina perfecta. Por supuesto, las máquinas no se estresan, no se ponen nerviosas, no pierden la concentración, no comen, no toman agua. ¿Se puede llegar a eso? Si lo logro, tengo el premio mayor: un sueldo de pobreza. Al menos no soy indigente. Ta bueno, ¿no? Se los recomiendo.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género