31/07/1997 | 550

Hacer una campaña frente a la Exposición Rural

Se trataría de señalar que nosotros, el Partido Obrero, estamos haciendo la más efectiva acción para salvar el campo, al propiciar el aumento de los salarios y las jubilaciones.


En La Nación  se señala continuamente la situación penosa de diversos sectores del campo, así como del Movimiento de las Mujeres del Agro (no tengo presente el nombre exacto de esa entidad que realiza “tractorazos” en distintos sitios), que ven sus hogares amenazados y la perspectiva de perder sus tierras, ante la baja de precios y la falta de convenientes mercados para sus productos.


Propongo que el Partido Obrero recuerde a esos empresarios del campo que en la Argentina tienen un mercado para todos sus productos: los trabajadores ocupados o no y desean alimentarse, así como alimentar mejor a sus hijos; que haga saber en forma expresa que los desocupados están deseosos de consumir carne de vacunos Aberdeen Angus, Hereford o Shorthorn, en lugar de comer carne de gato…


La lucha de los trabajadores por una remuneración, y los reajustes a los jubilados, se encamina a que puedan consumir leche, quesos y manteca que se producen en el campo. Los trabajadores ofrecen un mercado que será exclusivo para los productores del campo argentino. Los productores agrarios no necesitan andar buscando colocar 15 o 20 mil toneladas de carne en Egipto, Hong Kong o Tailandia; tienen aquí un mercado de su propiedad y no necesitan andar mendigando piltrafas de la Cuota Hilton, pues en nuestro país hay quienes están en condiciones físicas de consumir la casi totalidad de la producción agraria actual. Hay millones de chicos argentinos que necesitan urgentemente comprar zapatos de cuero y que hasta ahora usan pobres alpargatas o andan simplemente descalzos, y cuyos padres están deseosos de podérselos comprar. Hay millones de mujeres que no necesitan más que un salario mejor o un trabajo de su compañero para que sus hijos no nazcan con deficiencias físicas e intelectuales por la subalimentación sufrida durante el embarazo.


Se me ocurre que sería oportunísimo hacer una pequeña campañita en Plaza Italia. Me parece que vendría bien un pequeño escándalo durante esta Exposición Rural.


El Partido Obrero tiene una solución terminante para los problemas del campo. Aquí venimos a ofrecerles un mercado propio e indisputable.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género