¿Qué pasó aquí, después de más de 15 años de inacción, que el personal, en destacado número (son 2.300 en total), se lanzó a la lucha?



En primer lugar, la cuestión salarial (un empleado cobra, de bolsillo, entre 600 y 700 pesos, Enfermería entre 700 y 900).

En segundo lugar, lo que se cobra en blanco, 280 pesos (lo demás en negro), lo que hace que, en caso de retiro, termine cobrando menos que un jubilado.



Luego está el problema de los que van a jubilarse sin el 82% y la derogación indispensable de varias leyes que los perjudican.

Están posicionados en cinco sectores (seis, con la gremial médica).



a- Sutecba. La Comisión Interna que responde a este sindicato. Recibe del sindicato una prebenda de 1.000 pesos cada uno, con el objeto de frenar las luchas.

b- Los autoconvocados. Son un sector combativo cuyo objetivo es torcerle el brazo al sindicato por dentro, sin desafiliarse del mismo.

c- La Comisión Interna de ATE. Se constituyó hace pocos meses, son más o menos entre 150 y 170 trabajadores que renunciaron a Sutecba.

d- Los independientes. Son un sector combativo cuyo eje principal es lograr la unidad de todos los sectores que se oponen a Sutecba.

e- Los médicos residentes. Son los combativos que se oponen a la gremial médica.

f- La gremial de los médicos. Es un sector que trabaja en acuerdos con Sutecba y la dirección que los nuclea.



Como se ve, las bases están superando a los dirigentes, no sólo aquí sino en todo el país y si la unidad, por intermedio de asambleas democráticas, se va concretando, no caben dudas de que los nuevos tiempos en las luchas demostrarán el avance en el factor subjetivo de los trabajadores, lo que redundará en conquistas cada vez superiores.

Con afecto.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género