25/12/2003 | 831

Informática y sobre-explotación

"Sobre Software Factory"

En una página «web» hemos encontrado recientemente lo que sigue:


Buenos días, como ex-empleado de Indra, estoy de acuerdo con lo que dicen: las software factory son para explotar a la gente.


Estos empresarios piensan que por estar en Argentina, y debido a la necesidad del pueblo y la falta de trabajo, pueden tratarnos como si estuviéramos en Indonesia, que si no vas a trabajar un domingo gratis (porque horas extra no se paga) es motivo suficiente para echarte o ejercer presión psicológica, ofreciéndote aumentos y excelentes posibilidades de crecimiento que jamás se llegan a cumplir, como dijeron antes. En Indra éramos 100 y a todos nos prometían ser jefes. Después de 6 meses apenas quedaban 20.


Esta no es la única sofware factory que hay en Argentina. IBM tiene otra (todos conocemos a IBM), Sinapsys es otra chilena y europea (no es su fuerte java, pero igual son unos explotadores).


Y hay varias más que no voy a nombrar porque pese a que las referencias que me llegaron no eran buenas, no conozco a nadie trabajando adentro como para saber fehacientemente los motivos.


Mi humilde opinión es que si necesitan trabajo y tienen la posibilidad de entrar a alguna software factory, sepan que su sueldo va a tener que cubrir la carga de trabajo de 2 ó 3 personas.


En un comienzo, todas estas SF no estaban ofreciendo menos de 2.500/3.500 pesos, pero a medida que pasaba el tiempo y veían que se podía ir bajando lo hicieron, hasta llegar a ofrecerte 1.000 pesos nada más.


En resumen, si yo tuviera que entrar a una SF creo que por menos de 3.000 (como piso) no lo haría.


Saludos, Fabián


Como ex-empleado de Indra, doy fe de la palabra de Leonardo.


Saludos, Gabriel


IBM e Indra son como la luz mala para la comunidad Java en Argentina.


IBM porque paga muy poco.


Indra porque quienes la están dirigiendo no tienen ni idea de cómo llevar el management (eran más de 100 y creo que en este momento sólo quedan unos 20, debido a su plan de explotación con las horas extras obligatorias).


Saludos, Alejandro

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género