29/08/2001 | 719

Inundación en La Matanza: Balestrini reprime a los evacuados

Dennis, Laferrere

El azote de la inundación ha golpeado por tercera vez este año, a más de 4.000 familias evacuadas, más los afectados por otros daños como consecuencia de la tormenta. Tres veces perder todo lo poco que se posee para volver a empezar, sumando más hambre, enfermedades, aguas contaminadas, etc. Esto debido al desborde del río Matanza, sus defensas, la falta de drenaje (a pesar de la maquinaria adquirida y desaparecida por los negociados municipales millonarios) y el cierre de las compuertas del Mercado Central.

 

La situación motivó la realización de una asamblea en el local del Polo Obrero-Futrade, el pasado miércoles 22/8, con la presencia de más de 150 vecinos evacuados en las escuelas de la zona que votamos la movilización al día siguiente sobre los colegios N_ 56, 70 y 107, donde se albergaban los evacuados para realizar asambleas y discutir una salida a esta catústrofe. Sorpresivamente, la noche del mismo miércoles y a primeras horas de la mañana del jueves, los evacuados fueron «evacuados» compulsivamente de los colegios por los punteros del intendente Balestrini y trasladados al barro de los restos de sus destrozados hogares. Durante la movilización en cada colegio nos esperaban los patrulleros de la bonaerense y la patota de Balestrini con el puntero Veitias a la cabeza, que se trasladaban en camión de una a otra escuela a medida que avanzúbamos, impidiéndonos el ingreso y la discusión con los evacuados que aún quedaban virtualmente secuestrados. Esto contribuyó a juntar bronca entre los vecinos y aunque no se hayan logrado las asambleas en los colegios y la patota buscara provocar para que respondamos y la policía interviniera, sabemos que esto no va a quedar ahí, pues luego de la asamblea en el local y al volver los evacuados a sus casas, a la nada en realidad, con un colchón y unas frazadas volverún al local a deliberar para todos juntos arrancar las obras publicas necesarias, la indemnización por las pérdidas, materiales para construir viviendas, asistencia sanitaria permanente, agua potable, subsidios de 500 pesos a los desocupados.