12/04/2006 | 941

Kasino en Rosario

Por L.M.

El proceso de licitación para instalar un casino en Rosario tuvo ribetes de escándalo y crisis política cuando las autoridades municipales de Rosario quedaron fuera del nivel de decisión. Mientras la secretaria de Planeamiento municipal, Mirta Levin, se quejaba por el lugar elegido para emplazar la timba, Binner daba su visto bueno a la instalación. En esos mismos días, el diputado de la UCR Mascheroni renunció a la Comisión Bicameral de Seguimiento de Casinos y Bingos.


 


 


 


Todo el negocio fue manejado directamente por la gobernación de la provincia. Rápidamente, se descartó a otros competidores y quedó en carrera solamente el grupo Casino Club, comandado por un “patagónico” amigo del Presidente. Casino Club es un fuerte operador en el negocio del juego y ya tiene 27 salas instaladas en diversos puntos del país.


 


 


 


El enorme negocio de levantar un hotel cinco estrellas e instalar una sala de juego para dos mil personas en la humilde barriada de Las Flores es otro hito “nacional y popular”.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género