26/08/2004 | 865

La impunidad reina en el Chaco

Movimiento de Familiares de Víctimas de la Inseguridad y la Impunidad, Chaco

Resistencia, 13 agosto de 2004

 

Campaña por el encarcelamiento del asesino de Tatiana Alegre:

 

¿Cómo llamaría usted al Misera­ble?

 

¿Cómo llamaría usted a alguien que atropella a una persona en una ruta? ¿»Negligente»?

 

si el negligente se detiene unos metros más allá, mira hacia atrás, ve cómo otro socorre a la persona atro­pellada… y lejos de preocuparse por la suerte corrida por su víctima, de­ja el lugar sin ser reconocido, apro­vechando la confusión… ¿cómo lo llamaría? ¿»Cobarde»? si el cobarde es un subcomisa­rio que conoce el alcance del “aban­dono de persona” configurado como delito… entonces, ¿cómo lo llama­ría? ¿»Delincuente”? si el delincuente, sabiendo que su víctima es una niña de 7 años, a quien su madre llevaba a la escue­la, aún niega su responsabilidad… ¿cómo lo llamaría? Y si el muy co­barde subcomisario envía a sus su­balternos (que omitieron elementos fundamentales en las pericias) a in­tervenir en el accidente como si fue­ra un accidente más, encubriendo su participación… ¿cómo lo llama­ría? Y si el auto apareció lavado, borrando los rastros de sangre, y en un taller, a punto de ser desmante­lado… ¿cómo llamaría al Misera­ble?

 

En el juicio de la familia de Tatia­na Alegre contra el cobarde subco- misario Franco, el fiscal sostiene que no existió el “abandono de per­sona” (por el cual Franco iría preso). Lo mismo hace la jueza Vanegas. ¿A usted qué le parece?

 

El Movimiento de Familiares de Víctimas formula este llamado: ¡Pronúnciese!: ¿Franco es o no culpable del delito de “abandono de persona”?

 

Dirija su opinión a la dirección de correo del Movimiento de Familiares de Víctimas de la Inseguridad (para ser reenviado al juzgado correspon­diente): mfvichaco@yahoo.com El cobarde Franco se mantiene en el cargo de subcomisario, a más de dos años de la muerte de Tatiana. Como ocurre habitualmente, lo sa­caron del ojo de la tormenta, lleván­dolo a “cumplir sus funciones” en La­guna Limpia.

 

¡Juicio y castigo para los asesinos de «gatillo fácil” y de “volante fácil”!

 

¡Cárcel para Ramón Viviano Fran­co!

 

¡Basta de impunidad!