26/09/2007 | 1011

Los chicos del Tobar necesitan….

Una vez más tenemos que decir que es calamitosa la situación en el Tobar.


Hace casi treinta días los pacientitos se bañan con agua fría. La caldera está rota, no nos alcanzan las frazadas. La falta de sensibilidad de los pacientes a las diferentes temperaturas hace que no se den cuenta de que se están bañando con agua fría. Las infecciones comenzaron a surgir, el viejo edificio hace lo que puede, mientras el nuevo no tiene agua, ni gas, ni cloacas, ni nadie que pueda hacer lo más grueso de la obra. Los profesionales, cansados del maltrato, de los insultos silenciosos, del no poder poner fin al esquizofrénico discurso de quienes no midieron las consecuencias de algo que sin gastar un peso de más, una vez más, se podría haber evitado, solamente habiendo prevenido, con una pizca de sentido común.


Invito a todas las Asociaciones, civiles y privadas, a todos los que quieran ver cómo toneladas de cemento y vidrios polarizados se ríen de los niños internados y de más de cien niños que a diario se atienden en este hospital, también atado con alambres, el desgaste inútil de tanto desprecio, hace que las heridas sean cada vez más profundas pero sigamos mirando para adelante, pensando que estos chicos nos necesitan.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género