06/12/2001 | 732

Marchando con Tribuna y el Polo Obrero

Compañeros:


Me sentí muy identificada con la marcha que compartí por primera vez con ustedes en el Polo Obrero. Desde aquí, junto a Tribuna Docente, pongo mi granito de arena dando testimonio desde mi posición, como una docente más que trabaja con niños de hogares de alto riesgo económico y social. Al cabo de estos años viví con gran tristeza el abandono de sus estudios, porque tenían que salir a trabajar para ayudar a sus familias, estas familias que ya no pueden hacer nada por ellos, porque forman parte de los 14 millones de argentinos que viven bajo la línea de pobreza, con corrupción, falta de justicia, trabajo y vivienda e insertos en un sistema de salud totalmente colapsado.


Como consecuencia, estas problemáticas que la escuela pública soporta por años, y que día a día se incrementan más fuertemente. Y como si fuera poco, la escuela pública y laica corre peligro


Los docentes de todo el país nos encontramos ante ataques masivos por parte del gobierno nacional y provincial, con el objetivo de hacer desaparecer la escuela pública. Hoy Ruckauf ataca nuevamente a los docentes bonaerenses con nuevas medidas (…).


Por todo esto manifiesto mi repudio y solicito se solidaricen con nuestra lucha contra este régimen social de explotación y confiscación de la riqueza producida por el trabajo social, juntos para derrotar a esta política de ajuste del gobierno y repudiar todo aquello  que pretenda hacer desaparecer la escuela pública, base de los futuros jóvenes y de la sociedad toda.


¡Basta de discursos huecos; de estos dirigentes que deciden entre cuatro paredes entregarnos a este gobierno capitalista!


Llegó la hora compañeros, éste es el momento para decidir que se organice un verdadero plan de lucha,  hasta lograr nuestros objetivos.


Un cordial saludo a todos los que hacen que Tribuna Docente, en el Polo Obrero, sea una nueva esperanza para los trabajadores de la educación, y la sociedad toda.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género