25/08/1994 | 426

Medio Oriente, una reflexión

de Intelectuales y Militantes por el Socialismo, adherido al Foro Debate Socialista,

En relación a la posición aparecida en el periódico del Movimiento Socialista de los Trabajadores, Semanario Socialista, del 27 de julio de 1994, en el cual se critica al Partido Obrero por “ignorar por completo la lucha del pueblo palestino contra el Estado de Israel” (cita textual).

 

La gran pregunta que surge a la dirección del Mst, integrante de una corriente internacional como la LIT (CI) es si realmente creen que la historia de Medio Oriente se termina con la lucha del pueblo palestino contra el Estado de Israel y con la denuncia de “Israel como la verdadera causa del monstruoso atentado” (cita textual), cuando en realidad la pregunta sería si el Mst y la LIT (CI) se han notificado que en Medio Oriente, aparte de Israel y Palestina, existen otros estados, en muchos casos manejados por burguesías nacionales, burocracias estatales o aun estados “quasi” feudales, fuertemente islámicos, reaccionarios, de lo cual el Mst no nos dice ni una sola palabra.

 

La cuestión planteada es si el Mst sabe que la oposición de la gloriosa revolución iraní de 1979, encabezada por Khomeini, pero que nucleaba como revolución democrático-nacional distintas fuerzas democráticas, antiimperialistas y de izquierda, de trabajadores, comerciantes y sectores oprimidos, fue expropiada por una verdadera “thermidorización”, encabezada por el propio Khomeini y el shiísmo, barriendo toda oposición, en especial el Partido de los Muyahidin u “Organización de Oposición de los combatientes del pueblo iraní”, que apoyó la revolución de los “mullahs” y, pese al laicismo profesado por la organización, votó en pro del restablecimiento de la República Islámica en 1980 y trató luego de funcionar como oposición laica legal en el parlamento o “Machlis” y que en 1981 la Guardia Revolucionaria del Partido Republicano Islámico (PRI) atacó, abriendo fuego contra una manifestación de los Muyahidin en Teherán y mató a centenares de ellos, debiendo pasar a la clandestinidad, quedando fuera de la ley y en donde millares de sus partidarios han sufrido torturas o han muerto ejecutados.

 

Asimismo, en el artículo citado no se dice que los kurdos iraníes dieron su apoyo a la Revolución Islámica para luchar por el estado kurdo autónomo, pero Teherán aplastó por la fuerza al separatismo kurdo; que otras fuerzas como el Tudeh (comunista), los fedayin aliados a los palestinos radicales fueron combatidos, perseguidos y hoy prácticamente son inexistentes, habiendo pasado lo mismo en Siria, en Irak con la represión de Hussein a los kurdos con gas venenoso, el “Setiembre Negro” jordano, así como también el carácter teocrático de la dictadura saudita.

 

Llama la atención en ese artículo que en ningún momento cite al Hezbollah (Partido de Dios), muy activo en los fundamentalistas chiíes del extranjero, en especial Siria y Líbano, siendo esta organización que dirige la policía en Teherán, conocida por las palizas que propina a la gente por cometer infracciones menores de la ley islámica.

 

La gran pregunta que surge a la dirección del Mst: ¿todos esos países, esas experiencias son Medio Oriente, son parte de los países árabes o la única cuestión que queda planteada para la revolución política y social en el Medio Oriente es terminar con el estado israelí?; ¿cree realmente esa dirección que terminado con el Estado de Israel terminarán las burguesías, los estados burocráticos y las dictaduras teocráticas con sus fanatismos religiosos?; o es que, de la mano de la LIT (CI), se está gestando un mapa geográfico y político de nuevo tipo en Medio Oriente, compuesto por Israel y Palestina, donde la magia reemplaza la política, donde no existe shiísmo, Hezbollah ni represión feudal? ¡¡Vaya, qué internacional que reduce toda la política a una sola de sus variables!! ¡¡Marx nos libre y nos guarde de estos internacionalistas!!

 

19/8/94

 

También te puede interesar: