14/04/2011 | 1172

Moyano invoca a la IV Internacional

Por Correo de lectores Catalina Ferraresi

El sábado 9, en el programa de televisión que emite el sindicato de camioneros, pasaron fragmentos de los discursos de varios burócratas en el acto de apoyo a Hugo Moyano en el miniestadio de Ferro, ante las denuncias judiciales en su contra y la difusión del exhorto suizo.

El discurso de Moyano fue antecedido por el de Omar Viviani, quien -de una manera particularmente enfática- dijo que no había que engañarse y que los ataques al sindicalismo peronistas y al propio Moyano provenían de la IV Internacional. Hugo Moyano no corrigió este planteo en el discurso que le tocó pronunciar después.

Al comienzo, pensé que era una frase de ocasión, que se ha hecho tradicional en los corrillos entre estos burócratas desde que la eructó, por primera vez, el burócrata de la UOM Belén. Pero enseguida, me di cuenta que no había sido dicha al azar; que estaba muy ligada al papel del Partido Obrero en la lucha de los trabajadores ferroviarios tercerizados. En definitiva, que para Viviani los troqueles truchos o las cuentas de Covelia en el exterior cuentan menos, porque forman parte de las extorsiones políticas y económicas propias o habituales de la política burguesa en los momentos de crisis, que así como saltan quedan en el olvido cuando las relaciones se recomponen. La declaración de Viviani convierte a Moyano en un aliado o socorrista de Pedraza -salvo que Moyano desmienta en forma explícita los dichos de Viviani.

Omar Viviani recordó a la audiencia (y a La Cámpora que lo mira por TV) que con los cuartainternacionalistas no hay componenda, porque está en juego la recuperación de los sindicatos como órganos de lucha de clase de los obreros; que éste es el alcance último del slogan»ni olvido ni perdón por el asesinato de Mariano Ferreyra».

Viviani convoca a la patota sindical y a los cientos que enarbolaban las banderas de la Juventud Sindical a defender a los Pedraza, como sinónimos de la continuidad del control de las organizaciones obreras por parte de una burocracia sindical empresarial.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género