27/01/2005 | 885

Nicolás y su mamá

Por Susana

A Nicolás no se lo llevó su mamá, dijo su tía en un reportaje, donde fueran, iban juntos, no lo dejaban nunca.


 


A Nicolás y a su mamá se lo llevó este brutal Estado capitalista, que rige en nuestra república de Cromañón, donde una trabajadora que posiblemente no cobraba salario, sino propinas, cuidaba niños en el baño de una discoteca para poder llevar el pan a su mesa.


 


En Cromañón no hay salarios dignos, no hay seguridad, no hay controles, sólo hay un capitalista que, luego de una velada roquera, retira sus cuantiosas ganancias.


 


Cromañón es sinónimo de tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.


 


Durante días vimos por los medios la búsqueda del paradero del menor.


 


¿Dónde vimos o en qué medios más informó el director de la Morgue, la existencia en sus depósitos del cuerpito del niño de diez años?


 


¿Qué médicos forenses, asistentes, funcionarios apoyaron con sus técnicas el reconocimiento en la Morgue por parte de familiares desesperados, quebrados por el dolor?


 


…Son los mismos, la misma calaña… que paga al FMI, que no crea trabajo genuino, que destruye la educación, la salud pública, que quita los planes sociales, que ampara los miles de cromañones que existen, pero que paga a los bancos.


 


¡Que se vayan, que no quede ni uno solo!


 


¡Socialismo o Cromañón!


 

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género