30/09/2004 | 870

No estoy de acuerdo con Gati

Desconozco el punto de partida de lo escrito por Gati y publicado en la sección Correo de Prensa Obrera (9/9), pero no estoy de acuerdo con su afirmación en referencia al aborto. Creo que es una simplificación que no ayuda a nadie decir que "los marxistas revolucionarios estamos por la vida" para oponerse al aborto. Sé que la Iglesia Católica ha llegado al extremismo de igualar un ser consciente con un embrión, y el aborto con un homicidio. De lo que se trata es de la vida sexual del hombre y la mujer aptos para la reproducción; también del derecho a elegir (si tener o no un hijo, o cuándo tenerlo), independientemente de la relación sexual, tomando en cuenta que el conocimiento humano hoy es capaz de dar a los individuos la posibilidad de decidir al respecto. Sin embargo, no todos sino una parte podemos elegir más o menos libremente, dependiendo de la capacidad económica de la familia o la pareja. La ciencia todavía no garantiza al 100% un medio efectivo de control de la natalidad, y cuando hablamos de reproducción de lo que debemos tratar es de la libre decisión de la mujer sobre su cuerpo y la maternidad (y, por qué no decirlo, también de parte del hombre y la paternidad) a voluntad, independientemente de la relación sexual. Esta decisión debería estar garantizada por el Estado a través del sistema sanitario nacional, sobre todo a la mujer. Estoy de acuerdo con el aborto. Muchas veces las mujeres deben sufrir, adicionalmente a la humillación social, el ser sometidas a abortos en condiciones de alto riesgo para la propia vida.