14/04/2011 | 1172

Opinan nuestros lectores

¿Y los gerentes de Ugofe?

Correctísima la decisión de mantener presos a estos delincuentes y matones, pero qué pasa con la Justicia que no se ocupa de los cómplices de esta calaña, que son los gerentes de Ugofe Roca, Héctor Messineo, gerente de Recursos Humanos; Pablo Díaz, jefe de personal; Gustavo Zeni, gerente de Contratos; Heriberto Caniglia, gerente de Contratos con el Estado, y tampoco hasta hoy se han ocupado de otro cómplice, el subsecretario de Transporte Ferroviario Guillermo Antonio Luna, quien no da señales de vida, esperemos se acuerden de ellos. Dato importante: Héctor Messineo está planificando salir de Argentina.

Armando

 

Sobre la naturaleza y la lucha de los socialistas

No hay que buscar «dominar» la naturaleza. Concepto que se ha arrastrado del mito occidental-judeo-cristiano. Y que el marxismo arrastra tras de sí. Me parece que sería beneficioso que los marxistas pudieran rever este modo de mirar-nos a la especie humana. Y alcanzar a vislumbrar que «somos» en la naturaleza. Y que no hay que dominarla cómo se dejó dicho en el génesis. Somos en ella. Somos sólo un lazo más de ella, entre todos los lazos que se entrelazan.

Gaby

 

El mito de la «mística K»

Como en cada oportunidad, después del deceso de Néstor, los «medios» de todos los colores salieron a poner de relieve una capacidad de convocatoria enorme del kirchnerismo entre la juventud y parte de la población. Pero como ya se pudo observar el día de los funerales, el pasado 24 de Marzo volvimos a ver una notoria y evidente distancia física entre la gente que se acercó al acto oficialista (que no fue publicitado así, que no tuvo oradores del gabinete como el año anterior) y las organizaciones de diverso pelaje K. Me parece un dato político a tener en cuenta: los que todavía confían en Kristina por izquierda no se quieren juntar en sus propias «misas» con los que militan en el programa de Kristina. Pasa entre los docentes, que las compañeras planteen una fe en Kristina, pero que aborrezcan a la burocracia celeste que defiende el proyecto K en el gremio. Pasa entre la juventud de clase media «progre», que se babea con la «heredera de Eva», pero que no marcha con La Cámpora ni la vota en su facultad.El peronismo de izquierda siempre tuvo eso de la teoría del cerco «no es Perón el problema, son los que lo rodean» y ahora parece que Kristina quiere un montón de cosas lindas, pero sus pollos de la Juventud Sindical, la Cámpora, la burocracia de Ctera, etc. no la sabrían interpretar. Pero también pasa que sus pollos son impresentables y uno los conoce de verlos -y sufrirlos- todos los días en el laburo o en el lugar de estudio o en el barrio.

¿Qué clase de movimiento de masas místico no puede mezclar a sus militantes con sus bases porque sus militantes son un escracho? ¿No tiene fecha de vencimiento?

Leonardo Grande

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género