10/03/2011 | 1167

Opinan nuestros lectores

Los hermanos Karadura, sin modelo y bien PRO

«Los hermanos caradura» fue el insólito nombre dado a las películas de los «The Blues Brother» donde estrellas del cine y la música desfilaban juntas componiendo obras para el recuerdo.

Bueno aquí, los hermanos Karadura los hay para todos los gustos y se la ven en figurillas para explicar la realidad, salvo que sea en monopolios de medios amigos. Los K, con los «Verbitsky Boys», no le hacen asco a nada: foto con Bouduo y su remera de «gracias Alsogaray y Ucedé»; y con record de corrupción, pobreza estructural (31%), trabajo en negro, gente viviendo en Nuestras Villas, inflación, inseguridad y tráfico de Drogas; sin crédito social, ni cooperativismo, ni atisbos de parar la desigualdad, etc. Y con mucha torticolis, de tanto mirar al costado las alianzas con Moyano y los barones de conurbano, los barras bravas k, los abrazos a la Barrick, la perdida de recursos naturales y ¡hasta buscar petróleo cerca de Malvinas, con buques ingleses! Caen tan bajo «los perros boys» que se alían a ¡Echegaray! Y siete años después «se acuerdan» del laburo esclavo, pero se olvidan del niño Ezequiel Pereyra muerto por un establecimiento avícola K, y las denuncias contra el funcionario cuando estaba en ONCAA (él mismo que calificaría a sus cumpas de gobierno, en reuniones en náutico club de Núñez frente a River -según gente de su riñón-, como «zurdos de mie…») ¡Ah! y «los Ho-racistas» hablan de Pino Solanas como «candidato testimonial» para hundirlo. Así hicieron en 2009 y ¡sacó 23% en Capital Federal! Pero del otro lado, los PRO no pueden rasgarse las vestiduras: sin los 12 kilómetros de subtes prometidos, ni un farol nuevo en el Indoamericano hasta los Okupas; con 0 viviendas populares hechas en tres años, 0 escuelas nuevas en el Sur /Oeste; con récord de desalojos, sin contención y que llenan de gente las calles y villas; con punteros, barras bravas Pro, con Indec social trucho, óctuple de gente en la calle que en 2007, con Ciro James, espías y Palacios, etc.; ahora no dudarían en abrazarse al «cabeza Duhalde» (a quien abiertamente, considerarían cómo «los negros»). Todos, k y pro, muy caraduras. Merecemos algo mejor.

Juan Manuel Duarte

 

Detienen a Pedraza

Vamos por el segundo traidor a los trabajadores a la sombra, como corresponde. No engolosinarse demasiado, que todavía apenas si están en la policía, denunciada por los mismos hechos, y en una primera indagatoria. Para el justo juicio y castigo, es mejor que no falte demasiado, porque justicia retrasada es justicia negada. ¿Cuántos faltan? ¿Cómo quiere la lista, desde los más viejos a los más bisoños? ¿Alfabetizada por nombre del/ la [email protected] y/o por gremio? ¿Por cantidad de afiliados víctimas? ¿Por cantidad de fondos robados a los afiliados? Mire que hay una cantidad grande, vaya preparándose a leer con paciencia. Igual es como espirar un airecito fresco de república, que me gusta tanto, porque como todos los argentinos decentes, me lo tengo recontra merecido, bien ganado. Vayamos por toda la basura y hagamos lo que corresponde, cumplir la ley, en tiempo y forma, es legitimar el gobierno constitucional, es construir la Paz y el Bien, no hace falta la guillotina del terror francés, para marchar con las cabezas de estos «dirigentes», condenas justas, cumplimiento efectivo en cárcel común -sanas y limpias, no las infectas mazmorras bonaerenses ni los contenedores inmundos de Salta, Jujuy, y más -y una larga vida para los condenados, que tal vez los haga reflexionar y salvar sus almas, que alguna deben tener, digo, me parece. Salud Dra. López, Dra. Caamaño -por el deber cumplido- y Dr. Fiszer. Gracias y Fuerza Dra. Ferrero, siga nomás, duro, parejo y en criollo, esta compatriota de ustedes, se honra en alentarlos.

Delia Hermosí

 

Camping del Partido Obrero de Córdoba

Hola gente: el fin de semana pasado participé de un campamento de la UJS. Fui a parar ahí solo por invitación de una amiga y ver que «onda», sin embargo, estos militantes desconocidos, llenas de ideas y ideales que me hizo abrir la cabeza y plantearme a mi misma sobre mi futuro. ¿Qué quiero para mi y para todos los que me rodean? ¿Quiero que los gobiernos sigan aprovechándose de mi? ¿Quiero que la burocracia sindical avance sobre la clase trabajadora? ¿Quiero que este sistema que se hace llamar «democrático y popular» destruya día a día la esperanza de un mundo mejor? ¿Quiero que los K y todas sus patotas intoxiquen hasta el final el aire que respiramos? ¿Quiero que sigan muriendo más jóvenes como Mariano Ferreyra sólo por defender sus ideologías? Ni más ni menos importantes que otras posiciones. Todas éstas y muchas más preguntas me surgieron luego de participar del curso de «La teoría marxista del Estado y la Revolución», entendí en ese momento como el capitalismo está en picada, en una crisis total, que todos esperamos que sea terminal, y así dar comienzo a nuestra revolución. Comprendí que si quiero algo mejor para el mañana tengo que participar, ser un pequeño pero importante eslabón más para poder derrotar y así acabar con todos los que quieren más y más a costa de nuestros trabajos.

Compañeros, diría una de las chicas que dictó el curso: «Somos nosotros, los jóvenes, quienes tenemos la fuerza y la fuerza para ser libres».

Luciana D.

 

Pedraza: hubiésemos sido cien mil

Qué lástima José que te llevaron por un asesinato, si no fuera por eso estaríamos reclamando por tu liberación.

Qué lástima José que te fumaste en pito el dinero de nuestros seguros de sepelio y a más de uno de nuestros mayores los tuvo que enterrar la municipalidad, después de una vida de aportes, si no fuera por esto y por lo anterior estaríamos reclamando por tu liberación.

Qué lástima José que liquidaste nuestra obra social y que intentaste vender el policlínico del que estábamos tan orgullosos, y que dejaste a miles de nosotros sin cobertura o nos mandabas a tercerizadas a las que en otra época no hubiésemos llevado a atender ni a nuestro perro, si no fuera por esto y todo lo anterior estaríamos reclamando por tu liberación.

Qué lástima José que fuiste cómplice del riojano con disfraz de caudillo nacionalista y destruiste nuestra empresa dejando en la calle a más de 80.000 de nosotros, si no fuera por esto y todo lo anterior estaríamos reclamando por tu liberación.

Qué lástima José, que te robaste el Ferrocarril Belgrano y dejaste decenas de pueblos sin agua y sin futuro y que destruiste o vendiste todo lo que ese ferrocarril tenia sumiendo en el abandono a cientos de pueblos del NOA y lo que es peor a su gente, si no fuera por eso y por todo lo anterior estaríamos reclamando por tu liberación.

Qué lástima José, que creaste las cooperativas para explotar a la misma gente que te había elegido como su representante y que usando tu nueva posición destruiste la mayoría de las conquistas que nos habían llevado tanto tiempo conseguir, si no fuera por eso y todo lo anterior estaríamos reclamando tu liberación.

Qué lástima José, lo de los tercerizados, es feo eso de explotar a los propios compañeros, negarles la posibilidad de su organización gremial y de cada 5.000 pesos que te daba el Estado sólo le pagabas 1.500 pesos, te alcanzara lo que te guardaste para pagarle al abogado?, si no fuera por esto y por todo lo anterior estaríamos reclamando por tu liberación.

Qué lástima José, que te entronizaste y te pensaste que eras eterno y te olvidaste que al igual que yo eras un obrero, con la diferencia que ningún obrero construye una casa de dos millones de dólares ni vivimos en puerto madero, si no fuera por eso y por todo lo anterior estaríamos reclamando tu liberación.

Qué lástima José, que quisiste coimear al juez y justo te estaban escuchando el teléfono, si no fuera por eso y todo lo anterior estaríamos reclamando tu liberación.

Qué lástima José, podríamos haber sido cien mil pidiendo tu liberación. Pero sólo conseguiste cien, mientras los otros cien mil pedimos tu encarcelación.

Un boletero

 

Felicitaciones

Quiero felicitar a todos los jóvenes que trabajan con principios en su lucha por erradicar la corrupción en nuestro país. No sé muy bien qué es el Partido Obrero, pero aprecio como ciudadano su lucha para dejar presos a los corruptos que destruyen todo.

Gracias por la esperanza de un país mejor.

Carlos Couto

 

Qoms de derecha

Los qoms de Formosa que han venido a Buenos Aires hambreados, ignorados, discriminados, oprimidos, desterrados, golpeados, baleados y asesinados, le hacen el juego a Duhalde y la derecha. Ellos no ven que si se ponen en contra de este gobierno que los hambrea, ignora, discrimina, oprime, destierra, golpea, balea y asesina, puede venir algo mucho peor. Debemos agradecer el buen tino del periodismo militante que ha sabido ocultar las expresiones de este grupo destituyente para salvarnos una vez más de un posible golpe de Estado duhaldista.

Juanja

 

Gracias

A quien corresponda: quería decirles gracias por todo lo que hacen día a día; a veces, el alcance de las palabras e imágenes va mucho más allá de lo que imaginamos, para mí es muy importante visitar la página del periódico porque hace nueve años que vivo en USA, el control de información es feroz dependiendo de los acontecimiento, pero siempre puedo contar con una profunda y fresca perspectiva de parte de los compañeros del PO. Una vez, Jorge Altamira me preguntó (cuando volví a Buenos Aires para marchar en el 1º de Mayo en la columna del PO) por qué elegía vivir en el imperio del norte, la respuesta podría ser larga, pero se resume al deseo de querer ser parte del cambio, conozco a este pueblo y desde mi primer contacto supe que tenían el empuje y potencial de liderar cambios en el mundo. Gente es simplemente gente, no importa dónde, yo lucharé desde acá, con este pueblo trabajador, que no es tan diferente al nuestro, pero quería que sepan que más allá de las fronteras la causa es siempre la misma y nunca podemos darnos por vencidos.

Sigan adelante y gracias por estar ahí.

Gonzalo J. Di Paolo

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género