14/09/1993 | 401

Pablo Rieznik, “Freddy» Storani y Clarín

El Clarín del domingo 5 de setiembre próximo pasado trae una foto que debería ser calificada al menos como “interesan­te» En un artículo que encabeza la página 12 de dicho diario, Clarín describe la cami­nata de Storani por Munro. Lo interesante, es que la mitad de la superficie de dicho artículo, la ocupa una foto (Daniel Rodrí­guez) de «Freddy» y dos acompañantes, con un “telón» por demás llamativo: la pa­red por la que circulan está empapelada con el afiche “Carlitos NEGRERO” (se ven cuatro afiches). Lógicamente, en la foto no se aprecia la firma del afiche, ni el texto del mismo, sólo el titular… De modo que para cualquier desprevenido, el “Freddy» Storani queda “pegado» o “asociado «con el titular que aparece allí: ¡¡“Carlitos, NEGRERO”!!


Es evidente el intento de hacer acreedor al “Freddy» del rédito de una expresión considerada “fuerte”, que “pega» y le le­vanta el rating de “opositor», alicaído por méritos propios.


(No es la primera vez que la burguesía se ve obligada a reconocer las “habilida­des» que como “comunicador social» tie­ne el PARTIDO OBRERO. En la campaña del año 1989, Ámbito Financiero entrevistó a Jorge Altamira y encabezó el reportaje recalcando que el PO había logrado la campaña publicitaria por televisión más exitosa con recursos cero. También fue «reconocido» en el año ’92, por la entonces encargada de asuntos electorales del Minis­terio del Interior, Adelina de Viola, que “el partido de ustedes es un excepcional comunicador social”, cuando nuestro par­tido peleaba el derecho a su participación en los espacios de radio y televisión en las elecciones de ese año).


Esta es una nueva “vuelta de tuerca» en ese “reconocimiento» de la burguesía, en un acto que pinta la descarada demago­gia y la infinita miseria de la prensa burgue­sa, que cinco páginas más adelante, pre­senta a nuestro candidato por la Capital, Pablo Rieznik, como el “Trotskista anónimo». ¿Será por eso que nuestro afiche, el T afiche del PO, aparece sin la firma que lo identifique y que les permita a los trabajado­res reconocer al que efectivamente defiende sus intereses, y producir finalmente un viraje histórico repudiando a los manipula­dores de siempre?

En esta nota