15/01/2004 | 833

Piquetero

Estar en la calle,


Gritar de todo,


Poner el pecho,


Salir de frente.


Pedir respeto,


Pedir trabajo;


reclamar vivienda,


reclamar dignidad.


Dignidad escondida,


Pero no perdida,


Orgullo quitado,


Pero no robado.


Hacer piquetes,


Recibir golpes


Y seguir luchando


Con los brazos altos.


Los mismos brazos,


Que hoy en alto,


Llevan los mismos sueños;


Mismo propósito, mismo deseo.


Que un futuro,


No sea un grito de ayuda,


Un reclamo general;


Sino una canción.


Una canción que al unísono,


Grite con honor.


Este fue nuestro deber.


¡¡Los obreros al poder!!

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género