27/03/2003 | 794

Sasetru

Esta fábrica fue una de las empresas mejor calificadas en productos y en el trato a su personal, que en su debido momento han sido operarios de ley. Cuando en su debido momento eran todas las empresas por igual, hasta que se llegó al momento de pensar en la competencia, hasta tal punto que se invirtió dinero, no para mejorar al ser humano sino por el interés de identidad y se llegó a lo que todos sabemos, invertir dinero y mucho para desintegrar la vivaz dignidad del hombre; hasta verlos recluidos no sólo en la miseria sino derrotados como hombres de familia.


Si son capaces de hacer todo esto los capitalistas, porque no pueden los piqueteros, sin un centavo pero sí con honradez, lograr trabajo genuino.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género